Por el piton derecho
cuenca pc
PUBLICIDAD cuenca app
PUBLICIDAD BIEN PORTEÑO MENU app
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
PUBLICIDAD menu taurino APP
PUBLICIDAD
BIEN PORTEÑO MENU PC
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Hotel Torremangana pc
PUBLICIDAD
Toros Iniesta PC
PUBLICIDAD
Mercedes PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Feria Albacete PC
PUBLICIDAD
Alfarero de Oro PC
PUBLICIDAD
Restaurante PC
PUBLICIDAD
Menu tuarino PC
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
07 de Agosto de 2019
Ilusiones rotas
01 de Agosto de 2019
No siempre ha sido así
27 de Julio de 2019
Hasta pronto, torero
17 de Julio de 2019
Hombres
26 de Junio de 2019
Cielo e infierno
12 de Junio de 2019
Urge
29 de Mayo de 2019
Bienvenidos
15 de Mayo de 2019
Naturalmente
Miércoles, 20 de Marzo de 2019
El valor de lo normal

Y lo dijo así. Como le salió del alma. De esa garganta cansada de explicar cornadas y porrazos. De esa voz pausada y apagada por los meneos de la vida. Con su cara triste. Con la tristeza que le acompaña desde que hace muchos años la vida le dijo que esto no iba a ser fácil y que le iba a gastar muchas putadas. Porque Paco Ureña es un tipo triste. Un tipo triste porque la vida le ha golpeado duro y sin piedad. La última broma de su cruel destino ha sido que un toro le haya arrancado un ojo de la cara.

Y lo dijo así. Como le salió del alma. Con el capote de paseo ya liado justo antes de trenzar el primer paseíllo de su nueva vida. A un micrófono impertinente y fuera de lugar que preguntaba lo que todo el mundo ya sabía. Cuando la gente ya estaba calentando las manos para rompérselas a aplaudir minutos después. Porque minutos después lo único que se escuchó en todo Valencia fue la atronadora ovación que un público emocionado le dedicaba a un torero que más que un torero en ese momento era un héroe. Un héroe de los de verdad. De los de carne y hueso. De carnes abiertas por las cornadas y más de un hueso roto por las palizas de los toros.

«Hay que darle normalidad a estas cosas porque estas cosas pasan en la vida y lo importante es superarlas». Y lo dijo así. Como le salió del alma. Con ese calambrazo encima que recorre todo el cuerpo cuando suenan clarines y timbales. Cuando todo en el patio de caballos son caras largas. Cuando ya uno sólo quiere ponerse delante de un toro en medio de un público entregado que ha acudido a la plaza para agradecerte que hayas vuelto a la vida dando una lección de superación y vergüenza torera.

Poco importa lo que ocurrió después. Las muchas o pocas orejas que se cortaron. La maldita espada que siempre falla cuando más se necesita. Poco importa lo que ocurrió después, Paco. La mejor faena de tu vida la habías hecho ya saliendo de la habitación hacia la plaza vestido de luces y la mejor estocada la acababas de pegar diciendo eso que te salió del alma cuando el capote de paseo estaba ya ceñido a tu maltrecho cuerpo. Qué importa lo que poco importa cuando lo que realmente importa ya se ha hecho.

Aquello no era normal para nadie excepto para ti. Por eso tú y los que son como tú estáis ahí en esa orilla del río y el resto de los mortales estamos en la otra.

Miércoles, 20 de Marzo de 2019
El valor de lo normal

Y lo dijo así. Como le salió del alma. De esa garganta cansada de explicar cornadas y porrazos. De esa voz pausada y apagada por los meneos de la vida. Con su cara triste. Con la tristeza que le acompaña desde que hace muchos años la vida le dijo que esto no iba a ser fácil y que le iba a gastar muchas putadas. Porque Paco Ureña es un tipo triste. Un tipo triste porque la vida le ha golpeado duro y sin piedad. La última broma de su cruel destino ha sido que un toro le haya arrancado un ojo de la cara.

Y lo dijo así. Como le salió del alma. Con el capote de paseo ya liado justo antes de trenzar el primer paseíllo de su nueva vida. A un micrófono impertinente y fuera de lugar que preguntaba lo que todo el mundo ya sabía. Cuando la gente ya estaba calentando las manos para rompérselas a aplaudir minutos después. Porque minutos después lo único que se escuchó en todo Valencia fue la atronadora ovación que un público emocionado le dedicaba a un torero que más que un torero en ese momento era un héroe. Un héroe de los de verdad. De los de carne y hueso. De carnes abiertas por las cornadas y más de un hueso roto por las palizas de los toros.

«Hay que darle normalidad a estas cosas porque estas cosas pasan en la vida y lo importante es superarlas». Y lo dijo así. Como le salió del alma. Con ese calambrazo encima que recorre todo el cuerpo cuando suenan clarines y timbales. Cuando todo en el patio de caballos son caras largas. Cuando ya uno sólo quiere ponerse delante de un toro en medio de un público entregado que ha acudido a la plaza para agradecerte que hayas vuelto a la vida dando una lección de superación y vergüenza torera.

Poco importa lo que ocurrió después. Las muchas o pocas orejas que se cortaron. La maldita espada que siempre falla cuando más se necesita. Poco importa lo que ocurrió después, Paco. La mejor faena de tu vida la habías hecho ya saliendo de la habitación hacia la plaza vestido de luces y la mejor estocada la acababas de pegar diciendo eso que te salió del alma cuando el capote de paseo estaba ya ceñido a tu maltrecho cuerpo. Qué importa lo que poco importa cuando lo que realmente importa ya se ha hecho.

Aquello no era normal para nadie excepto para ti. Por eso tú y los que son como tú estáis ahí en esa orilla del río y el resto de los mortales estamos en la otra.

07 de Agosto de 2019
Ilusiones rotas
01 de Agosto de 2019
No siempre ha sido así
27 de Julio de 2019
Hasta pronto, torero
17 de Julio de 2019
Hombres
26 de Junio de 2019
Cielo e infierno
12 de Junio de 2019
Urge
29 de Mayo de 2019
Bienvenidos
15 de Mayo de 2019
Naturalmente