Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
28 de Noviembre de 2018
Los culpables
14 de Noviembre de 2018
Barullo
31 de Octubre de 2018
Los dineros
17 de Octubre de 2018
Se fue
03 de Octubre de 2018
Uno contra todos
19 de Septiembre de 2018
Existe otra forma
05 de Septiembre de 2018
Especiales
22 de Agosto de 2018
A mí con estas
Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Existe otra forma

Este artículo va a ser breve. Breve como esas faenas de aliño ante marrajos intoreables. Un artículo de pitos. Incluso de bronca si ustedes quieren cuando finiquite de una estocada baja e infame esta faena. Se lo permito. Para eso paga con su tiempo al leer a este articulista miedoso que se alivia siempre que puede cuando por toriles sale algo que hace cosas feas.

Estoy cansado de las verónicas pulcras e insustanciales. De esas académicas. Estoy harto de la ortodoxia en los derechazos y los naturales. De esos sin expresión. Estoy cansado de esas faenas repetitivas y monótonas que por no tener no tienen ni una pizca de ese milagro que se llama temple y que tan pocos toreros poseen. Me parece un coñazo que a esos toros malos como el mismo demonio se les intente torear como si fueran buenos. Y es que a esos también se les puede despachar con torería. Sin academicismos. Sin intentar hacernos ver que es malo como la madre que lo ha parido. Que es de hule. Entre otras cosas porque algunos ya nos hemos dado cuenta de ello.

Salvo muy contadas excepciones, hoy en día los toreros no saben doblarse con los toros malos. No saben andarles hacia delante. Desconocen meterse en los costillares con gracia torera. Ignoran cómo quebrar a los toros de oscuras intenciones obligándoles a girarse sobre las manos. Hoy en día no hay quien sepa destroncar a un toro para someterlo como a un lindo gatito. Como hacían los toreros antiguos. Esos que aparte de saber hacer todo esto intercalaban muletazos por alto y por bajo para terminar de meter en vereda al burel y dejarlo listo para la media en todo lo alto de efecto fulminante. Y es que así solucionaban la papeleta los de antes. Los que incluso en este tipo de situaciones hasta se ponían bonito. Los que incluso en este tipo de situaciones le ponían gracia y sabor. Mucho sabor.

En mi memoria todavía perduran las dos faenas que Octavio Chacón le hizo a los dos prendas de Miura que le tocó lidiar el pasado 8 de septiembre en Albacete. Dos faenas de aliño muy toreras. Ese es el toreo del que hablo. A eso me refiero. Y por si fuera poco, con la mayor de las sutilezas. Con la suavidad del que no quiere molestar. Por suerte el buen aficionado lo supo ver. Y es que algo bueno ha debido de hacer un torero cuando después de cinco pinchazos y una estocada defectuosa el público te toca las palmas y te obliga a saludar desde el tercio montera en mano.

Hoy en las escuelas taurinas ya no se enseñan esas cosas. Todo se basa en intentar torear bien, intentar torear bien e intentar torear bien, no sea que abreviemos de mala manera y nos caiga una bronca. Y es que hay otro tipo de lidia. Existe otra forma de torear. Tampoco pido que ahora salgan veinte como Domingo Ortega. (Mirar sus vídeos, por cierto). Preguntar a los pocos maestros que han ejecutado esa forma de torear. Hablar con los dos o tres que lo siguen haciendo. Si les hacéis caso seréis mejores toreros. O al menos no seréis como la mayoría. Algo es algo.

Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Existe otra forma

Este artículo va a ser breve. Breve como esas faenas de aliño ante marrajos intoreables. Un artículo de pitos. Incluso de bronca si ustedes quieren cuando finiquite de una estocada baja e infame esta faena. Se lo permito. Para eso paga con su tiempo al leer a este articulista miedoso que se alivia siempre que puede cuando por toriles sale algo que hace cosas feas.

Estoy cansado de las verónicas pulcras e insustanciales. De esas académicas. Estoy harto de la ortodoxia en los derechazos y los naturales. De esos sin expresión. Estoy cansado de esas faenas repetitivas y monótonas que por no tener no tienen ni una pizca de ese milagro que se llama temple y que tan pocos toreros poseen. Me parece un coñazo que a esos toros malos como el mismo demonio se les intente torear como si fueran buenos. Y es que a esos también se les puede despachar con torería. Sin academicismos. Sin intentar hacernos ver que es malo como la madre que lo ha parido. Que es de hule. Entre otras cosas porque algunos ya nos hemos dado cuenta de ello.

Salvo muy contadas excepciones, hoy en día los toreros no saben doblarse con los toros malos. No saben andarles hacia delante. Desconocen meterse en los costillares con gracia torera. Ignoran cómo quebrar a los toros de oscuras intenciones obligándoles a girarse sobre las manos. Hoy en día no hay quien sepa destroncar a un toro para someterlo como a un lindo gatito. Como hacían los toreros antiguos. Esos que aparte de saber hacer todo esto intercalaban muletazos por alto y por bajo para terminar de meter en vereda al burel y dejarlo listo para la media en todo lo alto de efecto fulminante. Y es que así solucionaban la papeleta los de antes. Los que incluso en este tipo de situaciones hasta se ponían bonito. Los que incluso en este tipo de situaciones le ponían gracia y sabor. Mucho sabor.

En mi memoria todavía perduran las dos faenas que Octavio Chacón le hizo a los dos prendas de Miura que le tocó lidiar el pasado 8 de septiembre en Albacete. Dos faenas de aliño muy toreras. Ese es el toreo del que hablo. A eso me refiero. Y por si fuera poco, con la mayor de las sutilezas. Con la suavidad del que no quiere molestar. Por suerte el buen aficionado lo supo ver. Y es que algo bueno ha debido de hacer un torero cuando después de cinco pinchazos y una estocada defectuosa el público te toca las palmas y te obliga a saludar desde el tercio montera en mano.

Hoy en las escuelas taurinas ya no se enseñan esas cosas. Todo se basa en intentar torear bien, intentar torear bien e intentar torear bien, no sea que abreviemos de mala manera y nos caiga una bronca. Y es que hay otro tipo de lidia. Existe otra forma de torear. Tampoco pido que ahora salgan veinte como Domingo Ortega. (Mirar sus vídeos, por cierto). Preguntar a los pocos maestros que han ejecutado esa forma de torear. Hablar con los dos o tres que lo siguen haciendo. Si les hacéis caso seréis mejores toreros. O al menos no seréis como la mayoría. Algo es algo.

28 de Noviembre de 2018
Los culpables
14 de Noviembre de 2018
Barullo
31 de Octubre de 2018
Los dineros
17 de Octubre de 2018
Se fue
03 de Octubre de 2018
Uno contra todos
19 de Septiembre de 2018
Existe otra forma
05 de Septiembre de 2018
Especiales
22 de Agosto de 2018
A mí con estas