Por el piton derecho
vicente cabecera
PUBLICIDAD illescas app
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
illescas pc
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Cisan anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
vicente anual columna
21 de Febrero de 2018
¿Y si fuera ella?
07 de Febrero de 2018
Idiosincrasia
24 de Enero de 2018
En tierra de nadie
10 de Enero de 2018
La importancia de tenerlo
27 de Diciembre de 2017
La culpable
13 de Diciembre de 2017
Lo de José Tomás
29 de Noviembre de 2017
Lo de Ponce
15 de Noviembre de 2017
Nos lo deben
Miércoles, 07 de Febrero de 2018
Idiosincrasia

Idiosincrasia: modo de ser que es característico de una persona o cosa y que la distingue de las demás. Pues eso: idiosincrasia.

Yo, que no suelo utilizar en mis artículos taurinos palabras raras, he tenido que recurrir a una de ellas para condensar lo que a continuación voy a relatar. Nos estamos volviendo locos. Suena fuerte, sí. Pero es lo que pienso. Locos de remate. Se nos está yendo de las manos. Te preguntarás por qué digo esto. Te preguntarás qué extraño pensamiento ronda mi cabeza. Es muy sencillo y, además, si quieres, lo vas a entender perfectamente.

Estos días ha habido, a mi parecer, una exagerada polémica en las redes sociales sobre los carteles de las primeras ferias de nuestro país. En concreto sobre una de ellas: Olivenza. Y no es raro porque cada año que salen a la luz las combinaciones del ciclo pacense suele haber ruido de cacerolas. Ruido negativo. Polémica. Discusiones entre los aficionados. Posturas encontradas. Posturas difícilmente reconciliables. Y todo porque hay muchos aficionados que siguen sin entender que cada feria tiene su identidad propia. Eso que he dado en llamar con esa palabra tan rara que es la idiosincrasia.

Madrid es lo que es y lo que su público quiere. Sevilla es lo que es y lo que su público demanda. Pamplona, Castellón, Valencia... Y así un largo etcétera de plazas. La realidad es que todo buen aficionado que se precie gusta del toro serio e íntegro. Yo por ejemplo gusto mucho de ello. Un toro bien hecho y con el suficiente trapío para que asuste al que está en el tendido. Un toro que haga sentir al que está sentado en la piedra que lo que está haciendo el torero no es capaz de hacerlo él. Hasta ahí nada que objetar. El problema viene cuando no se entiende que todo en esta vida tiene su cultura propia. Su idiosincrasia. (Qué pesado me estoy poniendo con la palabrita de las narices). Aun así es la realidad. Pero volvamos a Olivenza, que es de lo que se trata.

Y es que Olivenza tiene su público. Un público que sabe lo que quiere y lo que es más importante: que demanda lo que quiere ver. Y como Olivenza otras muchas plazas. Los empresarios tienen la obligación de recoger el guante de la afición y darles lo que piden. Y salvo muy contados casos, en general, lo hacen. Madrid, Sevilla, Pamplona, Bilbao, Valencia, Nimes, Ceret... Casi todas las plazas son fieles al gusto de su público en cuanto a toros y toreros. Y así debe de ser. Creo sinceramente que no es tan difícil de entender y, sobre todo, de respetar.

Cada plaza tiene su toro. Cada plaza tiene sus toreros. Cada plaza, en suma, tiene sus gustos. No podemos pretender que el toro de Madrid salga en Olivenza. Ni mucho menos que el de Olivenza salga en Madrid. Tampoco podemos pretender que la amplia baraja de toreros que van a Madrid, Sevilla o Bilbao vayan también a Olivenza. Más que nada porque no caben todos. Sé que estarás pensado en los famosos cambios de cromos. Y que contra eso no hay nada que hacer. Te doy la razón. Pero eso ha existido siempre y no veo razón alguna para que ahora, hartos de ver de todo en la confección de las ferias, montemos en cólera y digamos que aquí todo el mundo es corrupto. Ni tanto ni tan calvo.

Siempre he sido partidario de la elección del espectáculo según el gusto propio. Los aficionados no podemos hacer casi nada ante quienes mandan en esto. Tan sólo acudir a aquello que nos gusta y por contra pasar olímpicamente de lo que no nos guste. Somos muchos con muchos gustos bien diferenciados. Y hasta los hay que gustamos de prácticamente todo, siempre y cuando aquello que sale por toriles y aquel que se viste de luces sean dignos en todos los sentidos.

Idiosincrasia, amigo. Idiosincrasia. Y sí, llámame pesado por repetir tanto la palabrita. Admito que lo he sido. Pero tengámoslo siempre presente a la hora de enjuiciar porque sólo así seremos justos de verdad. Pero de verdad de la buena.

Miércoles, 07 de Febrero de 2018
Idiosincrasia

Idiosincrasia: modo de ser que es característico de una persona o cosa y que la distingue de las demás. Pues eso: idiosincrasia.

Yo, que no suelo utilizar en mis artículos taurinos palabras raras, he tenido que recurrir a una de ellas para condensar lo que a continuación voy a relatar. Nos estamos volviendo locos. Suena fuerte, sí. Pero es lo que pienso. Locos de remate. Se nos está yendo de las manos. Te preguntarás por qué digo esto. Te preguntarás qué extraño pensamiento ronda mi cabeza. Es muy sencillo y, además, si quieres, lo vas a entender perfectamente.

Estos días ha habido, a mi parecer, una exagerada polémica en las redes sociales sobre los carteles de las primeras ferias de nuestro país. En concreto sobre una de ellas: Olivenza. Y no es raro porque cada año que salen a la luz las combinaciones del ciclo pacense suele haber ruido de cacerolas. Ruido negativo. Polémica. Discusiones entre los aficionados. Posturas encontradas. Posturas difícilmente reconciliables. Y todo porque hay muchos aficionados que siguen sin entender que cada feria tiene su identidad propia. Eso que he dado en llamar con esa palabra tan rara que es la idiosincrasia.

Madrid es lo que es y lo que su público quiere. Sevilla es lo que es y lo que su público demanda. Pamplona, Castellón, Valencia... Y así un largo etcétera de plazas. La realidad es que todo buen aficionado que se precie gusta del toro serio e íntegro. Yo por ejemplo gusto mucho de ello. Un toro bien hecho y con el suficiente trapío para que asuste al que está en el tendido. Un toro que haga sentir al que está sentado en la piedra que lo que está haciendo el torero no es capaz de hacerlo él. Hasta ahí nada que objetar. El problema viene cuando no se entiende que todo en esta vida tiene su cultura propia. Su idiosincrasia. (Qué pesado me estoy poniendo con la palabrita de las narices). Aun así es la realidad. Pero volvamos a Olivenza, que es de lo que se trata.

Y es que Olivenza tiene su público. Un público que sabe lo que quiere y lo que es más importante: que demanda lo que quiere ver. Y como Olivenza otras muchas plazas. Los empresarios tienen la obligación de recoger el guante de la afición y darles lo que piden. Y salvo muy contados casos, en general, lo hacen. Madrid, Sevilla, Pamplona, Bilbao, Valencia, Nimes, Ceret... Casi todas las plazas son fieles al gusto de su público en cuanto a toros y toreros. Y así debe de ser. Creo sinceramente que no es tan difícil de entender y, sobre todo, de respetar.

Cada plaza tiene su toro. Cada plaza tiene sus toreros. Cada plaza, en suma, tiene sus gustos. No podemos pretender que el toro de Madrid salga en Olivenza. Ni mucho menos que el de Olivenza salga en Madrid. Tampoco podemos pretender que la amplia baraja de toreros que van a Madrid, Sevilla o Bilbao vayan también a Olivenza. Más que nada porque no caben todos. Sé que estarás pensado en los famosos cambios de cromos. Y que contra eso no hay nada que hacer. Te doy la razón. Pero eso ha existido siempre y no veo razón alguna para que ahora, hartos de ver de todo en la confección de las ferias, montemos en cólera y digamos que aquí todo el mundo es corrupto. Ni tanto ni tan calvo.

Siempre he sido partidario de la elección del espectáculo según el gusto propio. Los aficionados no podemos hacer casi nada ante quienes mandan en esto. Tan sólo acudir a aquello que nos gusta y por contra pasar olímpicamente de lo que no nos guste. Somos muchos con muchos gustos bien diferenciados. Y hasta los hay que gustamos de prácticamente todo, siempre y cuando aquello que sale por toriles y aquel que se viste de luces sean dignos en todos los sentidos.

Idiosincrasia, amigo. Idiosincrasia. Y sí, llámame pesado por repetir tanto la palabrita. Admito que lo he sido. Pero tengámoslo siempre presente a la hora de enjuiciar porque sólo así seremos justos de verdad. Pero de verdad de la buena.

21 de Febrero de 2018
¿Y si fuera ella?
07 de Febrero de 2018
Idiosincrasia
24 de Enero de 2018
En tierra de nadie
10 de Enero de 2018
La importancia de tenerlo
27 de Diciembre de 2017
La culpable
13 de Diciembre de 2017
Lo de José Tomás
29 de Noviembre de 2017
Lo de Ponce
15 de Noviembre de 2017
Nos lo deben