Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Burgos y Soria
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Feria Burgos PC
PUBLICIDAD
Feria de Soria PC
PUBLICIDAD
Accesos Casco PC
PUBLICIDAD
Villaseca de la Sagra 2018 PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Cisan anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
13 de Junio de 2018
Una de Tarantino
30 de Mayo de 2018
Que nunca nos falte Madrid
16 de Mayo de 2018
El ejemplo de Fortes
02 de Mayo de 2018
¿Cuándo?
18 de Abril de 2018
El heredero
04 de Abril de 2018
Hay futuro
21 de Marzo de 2018
Que no se pierdan
07 de Marzo de 2018
Lo que pudo ser
Miércoles, 07 de Marzo de 2018
Lo que pudo ser

Todo el mundo habla de ello estos días. Mejor dicho: llevamos ya bastantes días en los que todo el mundo habla de ello. Y es que el libro de Néstor García sobre el malogrado Iván Fandiño ha levantado mucho polvo. Demasiado, diría yo. Pero no voy a hablar de ello. No voy a hablar del libro. No voy a hablar de los supuestos vetos que según el apoderado sufrió su torero. No voy a hablar de viejas rencillas ni de enemigos en la sombra. No quiero darle coba al taurineo. Voy a hablar de lo que pudo ser y no fue. De lo que estuvo en la mano. De lo que pudo cambiar el devenir de la Fiesta de los toros si precisamente al toro le hubiera dado por embestir aquella tarde gris del mes de marzo de 2015.

Muchas veces me he preguntado qué hubiese pasado si Iván Fandiño hubiera cortado dos, tres, cuatro, cinco o seis orejas aquella tarde de su encerrona en Las Ventas con aquellos seis toros de ganaderías teóricamente duras y difíciles. No dudo de que un triunfo fuerte aquella tarde le hubiera convertido en Capitán General del Toreo. De que le hubiera reportado mucho dinero. De que su categoría –que ya de por sí era altísima– hubiera subido todavía más. De que las demás figuras del toreo –porque no tengo ninguna duda de que Iván estaba en figura en ese momento– le tenían que haber abierto las puertas cerradas a cal y canto de sus herméticos carteles. De que esas puertas las habría tirado abajo de una patada a lo vasco. No dudo de nada de ello. En absoluto. Pero voy más allá. Y es que me atrevería a afirmar que un triunfo fuerte de Fandiño aquella tarde podría incluso haber cambiado la historia reciente del Toreo. Me explico.

Lo que propuso aquella tarde Iván fue un órdago en toda regla. Y un órdago no sólo al resto de figuras del toreo y a todos los toreros en general, sino también al devenir de la Fiesta. Iván podría haber cambiado aquella tarde el concepto de figura del toreo actual y venidera. Y es que un éxito aquella tarde podría haber movido los cimientos de la Fiesta actual provocando un terremoto devastador en todo el Toreo. Un triunfo rotundo habría removido conciencias y cambiado el pensamiento de todo Dios. Desde el resto de las figuras a todos los toreros en general. Desde los empresarios al último y más insignificante ganadero de bravo. Desde el aficionado más exigente al menos. Desde el periodista más leñero al que más jabón da. Habría cambiado todo. Se habría cimbreado todo.

De haber sido aquella tarde del 29 de marzo de 2015 una tarde para la historia habríamos retrocedido de un plumazo 50 años de historia taurómaca. Iván tuvo en la mano volver a reconducir la Tauromaquia al camino del que nunca debió de salirse. Al camino fundamental del toreo de hace tantos años. Ese donde las figuras mataban todo tipo de toro y de encaste, por muy complicado que éste fuera. Iván lo tuvo en la mano. En su mano. Estuvo a milímetros de cambiar de nuevo la historia de la Tauromaquia. Esa que se torció hace ahora veinte años cuando a una primerísima figura le dio por no matar más que un encaste y tres ganaderías concretas. Pero no pudo ser. Aquella tarde los toros no quisieron embestir, y los propios demonios del llorado y añorado torero de Orduña hicieron el resto. Una pena. Qué mala suerte.

La misma mala suerte que le acompañó en toda su dura carrera taurina. La misma mala suerte de su desgraciada encerrona en Madrid. La misma mala suerte, esa misma mala suerte, que se le cruzó el año pasado en aquella trágica tarde de su muerte en ese pueblo francés de cuyo nombre no quiero acordarme. Y aunque en estos momentos la amnesia me invada, nunca olvidaré que aquella tarde de los seis en Madrid pudo cambiarlo todo. Absolutamente todo.

Miércoles, 07 de Marzo de 2018
Lo que pudo ser

Todo el mundo habla de ello estos días. Mejor dicho: llevamos ya bastantes días en los que todo el mundo habla de ello. Y es que el libro de Néstor García sobre el malogrado Iván Fandiño ha levantado mucho polvo. Demasiado, diría yo. Pero no voy a hablar de ello. No voy a hablar del libro. No voy a hablar de los supuestos vetos que según el apoderado sufrió su torero. No voy a hablar de viejas rencillas ni de enemigos en la sombra. No quiero darle coba al taurineo. Voy a hablar de lo que pudo ser y no fue. De lo que estuvo en la mano. De lo que pudo cambiar el devenir de la Fiesta de los toros si precisamente al toro le hubiera dado por embestir aquella tarde gris del mes de marzo de 2015.

Muchas veces me he preguntado qué hubiese pasado si Iván Fandiño hubiera cortado dos, tres, cuatro, cinco o seis orejas aquella tarde de su encerrona en Las Ventas con aquellos seis toros de ganaderías teóricamente duras y difíciles. No dudo de que un triunfo fuerte aquella tarde le hubiera convertido en Capitán General del Toreo. De que le hubiera reportado mucho dinero. De que su categoría –que ya de por sí era altísima– hubiera subido todavía más. De que las demás figuras del toreo –porque no tengo ninguna duda de que Iván estaba en figura en ese momento– le tenían que haber abierto las puertas cerradas a cal y canto de sus herméticos carteles. De que esas puertas las habría tirado abajo de una patada a lo vasco. No dudo de nada de ello. En absoluto. Pero voy más allá. Y es que me atrevería a afirmar que un triunfo fuerte de Fandiño aquella tarde podría incluso haber cambiado la historia reciente del Toreo. Me explico.

Lo que propuso aquella tarde Iván fue un órdago en toda regla. Y un órdago no sólo al resto de figuras del toreo y a todos los toreros en general, sino también al devenir de la Fiesta. Iván podría haber cambiado aquella tarde el concepto de figura del toreo actual y venidera. Y es que un éxito aquella tarde podría haber movido los cimientos de la Fiesta actual provocando un terremoto devastador en todo el Toreo. Un triunfo rotundo habría removido conciencias y cambiado el pensamiento de todo Dios. Desde el resto de las figuras a todos los toreros en general. Desde los empresarios al último y más insignificante ganadero de bravo. Desde el aficionado más exigente al menos. Desde el periodista más leñero al que más jabón da. Habría cambiado todo. Se habría cimbreado todo.

De haber sido aquella tarde del 29 de marzo de 2015 una tarde para la historia habríamos retrocedido de un plumazo 50 años de historia taurómaca. Iván tuvo en la mano volver a reconducir la Tauromaquia al camino del que nunca debió de salirse. Al camino fundamental del toreo de hace tantos años. Ese donde las figuras mataban todo tipo de toro y de encaste, por muy complicado que éste fuera. Iván lo tuvo en la mano. En su mano. Estuvo a milímetros de cambiar de nuevo la historia de la Tauromaquia. Esa que se torció hace ahora veinte años cuando a una primerísima figura le dio por no matar más que un encaste y tres ganaderías concretas. Pero no pudo ser. Aquella tarde los toros no quisieron embestir, y los propios demonios del llorado y añorado torero de Orduña hicieron el resto. Una pena. Qué mala suerte.

La misma mala suerte que le acompañó en toda su dura carrera taurina. La misma mala suerte de su desgraciada encerrona en Madrid. La misma mala suerte, esa misma mala suerte, que se le cruzó el año pasado en aquella trágica tarde de su muerte en ese pueblo francés de cuyo nombre no quiero acordarme. Y aunque en estos momentos la amnesia me invada, nunca olvidaré que aquella tarde de los seis en Madrid pudo cambiarlo todo. Absolutamente todo.

13 de Junio de 2018
Una de Tarantino
30 de Mayo de 2018
Que nunca nos falte Madrid
16 de Mayo de 2018
El ejemplo de Fortes
02 de Mayo de 2018
¿Cuándo?
18 de Abril de 2018
El heredero
04 de Abril de 2018
Hay futuro
21 de Marzo de 2018
Que no se pierdan
07 de Marzo de 2018
Lo que pudo ser