Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Feria de Huesca APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
PUBLICIDAD
Feria de Huesca PC
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Hotel Torremangana pc
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
26 de Junio de 2019
Cielo e infierno
12 de Junio de 2019
Urge
29 de Mayo de 2019
Bienvenidos
15 de Mayo de 2019
Naturalmente
01 de Mayo de 2019
Responsabilidad
17 de Abril de 2019
No es lo que era
03 de Abril de 2019
Ahora o nunca
20 de Marzo de 2019
El valor de lo normal
Miércoles, 15 de Mayo de 2019
Naturalmente

Naturalmente que este artículo va a ser breve porque no encuentro las palabras. Breve como sus dos faenas del pasado viernes en Sevilla. De medida justa, concisa. Sin palabras de más. De que menos te des cuenta he ido a por la espada y he entrado a matar.

Naturalmente que lo hizo. Y cómo lo hizo. Naturalmente que se veía venir porque Pablo siempre lo ha llevado dentro. No ahora. Siempre. Naturalmente que esa tarde tenía que ir vestido de nazareno y oro. De Gran Poder y oro, mejor dicho. Naturalmente que su toreo fue natural. Sevillano. Templado. Relajado. De pellizco. Naturalmente natural. Con un capote inmenso y una muleta portentosa. Naturalmente bello. Sin forzar nada. Sin estridencias. Naturalmente a compás. Con ritmo. Con esa cadencia que solo poseen los elegidos. Naturalmente que los mató bien y por arriba, porque ni siquiera la espada, esa espada que tantos triunfos le ha quitado, quiso estropear una tarde tan sublime. Una tarde tan perfecta.

Pablo Aguado lleva mucho tiempo toreando así, pero naturalmente han tenido que ser Sevilla y Madrid o Madrid y sobre todo Sevilla las plazas que lo hayan consagrado. Pero ese toreo estaba ahí desde siempre. Esa forma de entender su profesión y la vida. Natural. Naturalmente natural.

Han pasado cinco días desde el suceso de Sevilla y todavía no he encontrado las palabras para definir lo que allí ocurrió. Naturalmente que nunca hay palabras para describir aquello que se sale de lo normal. No las hay porque no existen. Y quien diga lo contrario miente. Tan solo sé que temblaron los cimientos de la Maestranza y las almas de las miles de almas que allí estábamos. Y es que era natural que esto sucediera. Naturalmente natural.

La tarde del 10 de mayo de 2019 se recordará para siempre en Sevilla y en todo el Toreo. Pasará el tiempo y su recuerdo permanecerá intacto. Fresco. Natural. No envejecerá. Y no lo hará porque lo clásico, lo auténtico y lo natural nunca envejece. Es eterno. Es bello y eterno como lo que le hizo Pablo a sus dos toros. Es y será naturalmente natural. Y sanseacabó.

Miércoles, 15 de Mayo de 2019
Naturalmente

Naturalmente que este artículo va a ser breve porque no encuentro las palabras. Breve como sus dos faenas del pasado viernes en Sevilla. De medida justa, concisa. Sin palabras de más. De que menos te des cuenta he ido a por la espada y he entrado a matar.

Naturalmente que lo hizo. Y cómo lo hizo. Naturalmente que se veía venir porque Pablo siempre lo ha llevado dentro. No ahora. Siempre. Naturalmente que esa tarde tenía que ir vestido de nazareno y oro. De Gran Poder y oro, mejor dicho. Naturalmente que su toreo fue natural. Sevillano. Templado. Relajado. De pellizco. Naturalmente natural. Con un capote inmenso y una muleta portentosa. Naturalmente bello. Sin forzar nada. Sin estridencias. Naturalmente a compás. Con ritmo. Con esa cadencia que solo poseen los elegidos. Naturalmente que los mató bien y por arriba, porque ni siquiera la espada, esa espada que tantos triunfos le ha quitado, quiso estropear una tarde tan sublime. Una tarde tan perfecta.

Pablo Aguado lleva mucho tiempo toreando así, pero naturalmente han tenido que ser Sevilla y Madrid o Madrid y sobre todo Sevilla las plazas que lo hayan consagrado. Pero ese toreo estaba ahí desde siempre. Esa forma de entender su profesión y la vida. Natural. Naturalmente natural.

Han pasado cinco días desde el suceso de Sevilla y todavía no he encontrado las palabras para definir lo que allí ocurrió. Naturalmente que nunca hay palabras para describir aquello que se sale de lo normal. No las hay porque no existen. Y quien diga lo contrario miente. Tan solo sé que temblaron los cimientos de la Maestranza y las almas de las miles de almas que allí estábamos. Y es que era natural que esto sucediera. Naturalmente natural.

La tarde del 10 de mayo de 2019 se recordará para siempre en Sevilla y en todo el Toreo. Pasará el tiempo y su recuerdo permanecerá intacto. Fresco. Natural. No envejecerá. Y no lo hará porque lo clásico, lo auténtico y lo natural nunca envejece. Es eterno. Es bello y eterno como lo que le hizo Pablo a sus dos toros. Es y será naturalmente natural. Y sanseacabó.

26 de Junio de 2019
Cielo e infierno
12 de Junio de 2019
Urge
29 de Mayo de 2019
Bienvenidos
15 de Mayo de 2019
Naturalmente
01 de Mayo de 2019
Responsabilidad
17 de Abril de 2019
No es lo que era
03 de Abril de 2019
Ahora o nunca
20 de Marzo de 2019
El valor de lo normal