Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Caceres 2019 APP
PUBLICIDAD Alfarero Plata APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
PUBLICIDAD
Caceres 2019 PC
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
PADEL PC
PUBLICIDAD
Alfarero Plata PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
15 de Mayo de 2019
Naturalmente
01 de Mayo de 2019
Responsabilidad
17 de Abril de 2019
No es lo que era
03 de Abril de 2019
Ahora o nunca
20 de Marzo de 2019
El valor de lo normal
06 de Marzo de 2019
A 0 o a 1.000
20 de Febrero de 2019
Ser o no ser
06 de Febrero de 2019
La clave
Miércoles, 09 de Enero de 2019
Parecerlo

Todo buen aficionado sabe ese dicho tan famoso que dice que la primera condición que tiene que tener un chaval para ser torero es parecerlo. Sí. Parecerlo. Tener pinta de torero. Que cualquier persona, sea aficionado o no, cuando te vea por la calle diga eso de «ahí va un torero». La planta, los andares, la elegancia natural exterior e interior… Todas esas cosas que durante toda la historia han distinguido a los toreros del resto de los mortales. Porque un torero tiene que ser y parecer un torero.

Más de una vez he visto toreros despeinados y en chándal que desbordaban torería por los cuatro costados. Y otras veces he visto toreros impecablemente vestidos que parecían cualquier cosa menos toreros. Y es que el primer y más importante de los atributos para parecer y ser torero es la actitud. La personalidad. Y esa personalidad torera se ha ido perdiendo poco a poco. Hoy en día la mayoría de chavales que quieren ser toreros ni tienen esa personalidad, ni esa elegancia y ni siquiera saben andar en torero. Se me viene a la mente eso que de vez en cuando cuenta el maestro Joselito de que cuando empezó a querer ser torero en la Escuela de Tauromaquia de Madrid le tuvieron bastantes días, simplemente, andando. Inexplicablemente no le dejaban coger ni un capote ni una muleta. Hasta que un día, harto de la situación, le preguntó a su entonces profesor que por qué le hacían andar tanto. La respuesta fue contundente: «Hasta que no andes en torero no vas a coger los trastos». Demoledor. Otro ejemplo de ello fueron las enseñanzas del famoso Papa Negro a todos sus hijos de la dinastía Bienvenida. Antes incluso que la técnica de torear, les enseñaba el cómo parecer torero en sus formas de ser, sus vestimentas y sus andares. Todo un ejemplo. Por desgracia hoy eso ya no se lleva.

Sé que para muchos de vosotros el aspecto físico de un chaval no tiene demasiada importancia y que lo que debe de primar es lo que lleve dentro. No os quito la razón. Lo de dentro es importante, sobre todo el valor natural que atesore, pero no es menos cierto que el torero debe tener unas hechuras muy concretas que denoten que ese que está ahí es un torero de los pies a la cabeza. Y cosas tan aparentemente poco significativas como la estatura, la figura, el peso, el pelo, la cara e incluso el nombre, tienen su importancia. Algunos os preguntaréis que qué tiene que ver que uno se llame de una manera o de otra para ser torero o por ello serlo de mayor o menor importancia. Eso es otro tema que algún día trataré en otro artículo desarrollando una de mis más firmes convicciones con respecto al nombre de los toreros. Convicción que por otra parte puede que sea equivocada ya que nadie es perfecto y nadie lleva siempre la razón. Y yo particularmente menos.

Parecerlo antes que serlo. Serlo y parecerlo. Un torero no es una persona cualquiera. Un torero es un ser especial. Un ser superior. Alguien que juega con la muerte tarde tras tarde. De los pocos héroes que nos quedan en este tan incipiente y al mismo tiempo moralmente desgastado y denostado ya siglo XXI. Y los héroes siempre se han diferenciado por dentro y por fuera del común de los mortales…

Miércoles, 09 de Enero de 2019
Parecerlo

Todo buen aficionado sabe ese dicho tan famoso que dice que la primera condición que tiene que tener un chaval para ser torero es parecerlo. Sí. Parecerlo. Tener pinta de torero. Que cualquier persona, sea aficionado o no, cuando te vea por la calle diga eso de «ahí va un torero». La planta, los andares, la elegancia natural exterior e interior… Todas esas cosas que durante toda la historia han distinguido a los toreros del resto de los mortales. Porque un torero tiene que ser y parecer un torero.

Más de una vez he visto toreros despeinados y en chándal que desbordaban torería por los cuatro costados. Y otras veces he visto toreros impecablemente vestidos que parecían cualquier cosa menos toreros. Y es que el primer y más importante de los atributos para parecer y ser torero es la actitud. La personalidad. Y esa personalidad torera se ha ido perdiendo poco a poco. Hoy en día la mayoría de chavales que quieren ser toreros ni tienen esa personalidad, ni esa elegancia y ni siquiera saben andar en torero. Se me viene a la mente eso que de vez en cuando cuenta el maestro Joselito de que cuando empezó a querer ser torero en la Escuela de Tauromaquia de Madrid le tuvieron bastantes días, simplemente, andando. Inexplicablemente no le dejaban coger ni un capote ni una muleta. Hasta que un día, harto de la situación, le preguntó a su entonces profesor que por qué le hacían andar tanto. La respuesta fue contundente: «Hasta que no andes en torero no vas a coger los trastos». Demoledor. Otro ejemplo de ello fueron las enseñanzas del famoso Papa Negro a todos sus hijos de la dinastía Bienvenida. Antes incluso que la técnica de torear, les enseñaba el cómo parecer torero en sus formas de ser, sus vestimentas y sus andares. Todo un ejemplo. Por desgracia hoy eso ya no se lleva.

Sé que para muchos de vosotros el aspecto físico de un chaval no tiene demasiada importancia y que lo que debe de primar es lo que lleve dentro. No os quito la razón. Lo de dentro es importante, sobre todo el valor natural que atesore, pero no es menos cierto que el torero debe tener unas hechuras muy concretas que denoten que ese que está ahí es un torero de los pies a la cabeza. Y cosas tan aparentemente poco significativas como la estatura, la figura, el peso, el pelo, la cara e incluso el nombre, tienen su importancia. Algunos os preguntaréis que qué tiene que ver que uno se llame de una manera o de otra para ser torero o por ello serlo de mayor o menor importancia. Eso es otro tema que algún día trataré en otro artículo desarrollando una de mis más firmes convicciones con respecto al nombre de los toreros. Convicción que por otra parte puede que sea equivocada ya que nadie es perfecto y nadie lleva siempre la razón. Y yo particularmente menos.

Parecerlo antes que serlo. Serlo y parecerlo. Un torero no es una persona cualquiera. Un torero es un ser especial. Un ser superior. Alguien que juega con la muerte tarde tras tarde. De los pocos héroes que nos quedan en este tan incipiente y al mismo tiempo moralmente desgastado y denostado ya siglo XXI. Y los héroes siempre se han diferenciado por dentro y por fuera del común de los mortales…

15 de Mayo de 2019
Naturalmente
01 de Mayo de 2019
Responsabilidad
17 de Abril de 2019
No es lo que era
03 de Abril de 2019
Ahora o nunca
20 de Marzo de 2019
El valor de lo normal
06 de Marzo de 2019
A 0 o a 1.000
20 de Febrero de 2019
Ser o no ser
06 de Febrero de 2019
La clave