Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Feria de Huesca APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
PUBLICIDAD
Feria de Huesca PC
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Hotel Torremangana pc
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
26 de Junio de 2019
Cielo e infierno
12 de Junio de 2019
Urge
29 de Mayo de 2019
Bienvenidos
15 de Mayo de 2019
Naturalmente
01 de Mayo de 2019
Responsabilidad
17 de Abril de 2019
No es lo que era
03 de Abril de 2019
Ahora o nunca
20 de Marzo de 2019
El valor de lo normal
Miércoles, 01 de Mayo de 2019
Responsabilidad

Desde que tengo uso de razón, siempre he oído esa máxima que tanto han repetido los viejos aficionados en referencia a que "si no embiste el toro tiene que embestir el torero". Puritanismos aparte, esa es una verdad que tiene su perfecto encaje en aquellos novilleros que empiezan o en esos matadores de toros jóvenes que quieren abrirse paso. Y yo añadiría además a aquellas figuras del toreo comprometidas consigo mismo y sobre todo con el aficionado. En este punto vuelvo a reiterar que los puritanismos los dejo momentáneamente a un lado.

Precisamente esto de lo que estoy hablando fue lo que hizo Roca Rey el pasado Domingo de Resurrección en Sevilla ante su segundo toro. Y es que ante la impotencia de ver que su enemigo no embestía, el torero peruano decidió embestir él. Vamos, lo que siempre ha hecho un torero comprometido consigo mismo y con el aficionado. Y para sorpresa de muchos, ese gesto del torero fue pitado y criticado por un sector del público sevillano. Sorprendente cuanto menos.

Todos sabemos que, en líneas generales, en Sevilla no gusta demasiado ese toreo de cercanías, de arrimones imposibles, de dejarse llegar los pitones del toro al mismísimo pecho y a la barriga. Que no gusta tanto que la lengua del toro lama literalmente la taleguilla del torero. Eso está claro. A pesar de ello, esa misma Sevilla años atrás se ha roto las manos a aplaudir con un toreo parecido: el de Paco Ojeda. Ahí están los vídeos que lo demuestran. Cierto es que la mayoría de las veces Ojeda invadía los terrenos al décimo muletazo de la faena y con un toro con todo su poder y casi sin picar. Todo el mérito del mundo para el maestro de Sanlúcar. Aún así, y, sin que en esta ocasión fuera exactamente lo mismo, lo de Roca Rey también tuvo su mérito. No es fácil estar ahí tan cerca de un toro a pesar de que muchos digan que con un toro parado y con la lengua de fuera no debe de ser tan complicado. Y es que si fuera tan fácil quizá lo harían muchos más toreros y todos sabemos que no todos tienen la capacidad ni el aguante suficiente para hacerlo ni siquiera como digo a toro parado, cosa que tampoco es el caso del sexto toro del otro día en Sevilla. Por eso no entiendo demasiado esos pitos a un torero que lo único que quiso fue sacar agua de un pozo casi seco para agradar a los allí presentes. Y todo ello y, pese a lo que algunos digan, jugándose algo más que el tipo.

Mis preferencias en el toreo están muy lejos de los arrimones y del toreo de cercanías. Particularmente prefiero el toreo de clase, el artista y natural, el de los detalles y la pinturería. Ese que no va acompañado de retorcimientos innecesarios. He de reconocer que, sin que me apasione como el anterior, admiro mucho también el toreo largo, templado y por abajo. Y reconozco, como no podría ser de otra manera, el valor estoico del que se mete entre los pitones y se queda a vivir ahí media faena. Cuestión de mentalidad abierta y de aquello que también se ha dicho siempre en referencia a que el mejor aficionado siempre es aquel al que mayor número de toros y toreros le caben en la cabeza. Una verdad, por otra parte, como un templo.

Respetando todas las opiniones, no me pareció justo que se le pitara el otro día a Roca Rey por ese toreo de cercanías que desarrolló ante el sexto de Victoriano del Río. Y no me lo pareció porque lo que vi fue un torero responsable y comprometido. Un torero que quería que aquellos que habían hecho el esfuerzo de acudir a la plaza a verle se llevaran algo importante de él. Otro quizá hubiera plegado velas ante ese marrajo y lo hubiera matado a los dos minutos y encima mal. Hablando por experiencia propia, cuando vas a una plaza de toros y a una feria de relumbrón quieres ver algo importante sea de quien sea. Si tienes la suerte de que lo bueno viene por parte del torero o la ganadería de tu preferencia mejor, pero si no es el caso, agradeces cualquier gesto de compromiso y entrega de cualquier profesional que pise el albero esa tarde. Como digo, siempre es cuestión de mentes abiertas y capacidad para percibir todos los matices que tiene una tarde de toros. Y si es en Sevilla todavía más.

Quizá el pasado Domingo de Resurrección en Sevilla no se vio el mejor toreo de Roca Rey. Quizá ni tan siquiera su mejor versión. Pero al menos se vio a un torero responsable. Y eso a veces es suficiente en un aficionado para no salir de la plaza jurando en arameo.

Miércoles, 01 de Mayo de 2019
Responsabilidad

Desde que tengo uso de razón, siempre he oído esa máxima que tanto han repetido los viejos aficionados en referencia a que "si no embiste el toro tiene que embestir el torero". Puritanismos aparte, esa es una verdad que tiene su perfecto encaje en aquellos novilleros que empiezan o en esos matadores de toros jóvenes que quieren abrirse paso. Y yo añadiría además a aquellas figuras del toreo comprometidas consigo mismo y sobre todo con el aficionado. En este punto vuelvo a reiterar que los puritanismos los dejo momentáneamente a un lado.

Precisamente esto de lo que estoy hablando fue lo que hizo Roca Rey el pasado Domingo de Resurrección en Sevilla ante su segundo toro. Y es que ante la impotencia de ver que su enemigo no embestía, el torero peruano decidió embestir él. Vamos, lo que siempre ha hecho un torero comprometido consigo mismo y con el aficionado. Y para sorpresa de muchos, ese gesto del torero fue pitado y criticado por un sector del público sevillano. Sorprendente cuanto menos.

Todos sabemos que, en líneas generales, en Sevilla no gusta demasiado ese toreo de cercanías, de arrimones imposibles, de dejarse llegar los pitones del toro al mismísimo pecho y a la barriga. Que no gusta tanto que la lengua del toro lama literalmente la taleguilla del torero. Eso está claro. A pesar de ello, esa misma Sevilla años atrás se ha roto las manos a aplaudir con un toreo parecido: el de Paco Ojeda. Ahí están los vídeos que lo demuestran. Cierto es que la mayoría de las veces Ojeda invadía los terrenos al décimo muletazo de la faena y con un toro con todo su poder y casi sin picar. Todo el mérito del mundo para el maestro de Sanlúcar. Aún así, y, sin que en esta ocasión fuera exactamente lo mismo, lo de Roca Rey también tuvo su mérito. No es fácil estar ahí tan cerca de un toro a pesar de que muchos digan que con un toro parado y con la lengua de fuera no debe de ser tan complicado. Y es que si fuera tan fácil quizá lo harían muchos más toreros y todos sabemos que no todos tienen la capacidad ni el aguante suficiente para hacerlo ni siquiera como digo a toro parado, cosa que tampoco es el caso del sexto toro del otro día en Sevilla. Por eso no entiendo demasiado esos pitos a un torero que lo único que quiso fue sacar agua de un pozo casi seco para agradar a los allí presentes. Y todo ello y, pese a lo que algunos digan, jugándose algo más que el tipo.

Mis preferencias en el toreo están muy lejos de los arrimones y del toreo de cercanías. Particularmente prefiero el toreo de clase, el artista y natural, el de los detalles y la pinturería. Ese que no va acompañado de retorcimientos innecesarios. He de reconocer que, sin que me apasione como el anterior, admiro mucho también el toreo largo, templado y por abajo. Y reconozco, como no podría ser de otra manera, el valor estoico del que se mete entre los pitones y se queda a vivir ahí media faena. Cuestión de mentalidad abierta y de aquello que también se ha dicho siempre en referencia a que el mejor aficionado siempre es aquel al que mayor número de toros y toreros le caben en la cabeza. Una verdad, por otra parte, como un templo.

Respetando todas las opiniones, no me pareció justo que se le pitara el otro día a Roca Rey por ese toreo de cercanías que desarrolló ante el sexto de Victoriano del Río. Y no me lo pareció porque lo que vi fue un torero responsable y comprometido. Un torero que quería que aquellos que habían hecho el esfuerzo de acudir a la plaza a verle se llevaran algo importante de él. Otro quizá hubiera plegado velas ante ese marrajo y lo hubiera matado a los dos minutos y encima mal. Hablando por experiencia propia, cuando vas a una plaza de toros y a una feria de relumbrón quieres ver algo importante sea de quien sea. Si tienes la suerte de que lo bueno viene por parte del torero o la ganadería de tu preferencia mejor, pero si no es el caso, agradeces cualquier gesto de compromiso y entrega de cualquier profesional que pise el albero esa tarde. Como digo, siempre es cuestión de mentes abiertas y capacidad para percibir todos los matices que tiene una tarde de toros. Y si es en Sevilla todavía más.

Quizá el pasado Domingo de Resurrección en Sevilla no se vio el mejor toreo de Roca Rey. Quizá ni tan siquiera su mejor versión. Pero al menos se vio a un torero responsable. Y eso a veces es suficiente en un aficionado para no salir de la plaza jurando en arameo.

26 de Junio de 2019
Cielo e infierno
12 de Junio de 2019
Urge
29 de Mayo de 2019
Bienvenidos
15 de Mayo de 2019
Naturalmente
01 de Mayo de 2019
Responsabilidad
17 de Abril de 2019
No es lo que era
03 de Abril de 2019
Ahora o nunca
20 de Marzo de 2019
El valor de lo normal