Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
«La cultura ni se crea ni se destruye por decreto»
Victorino Martín, presidente de la Fundación del Toro de Lidia.//LaCerca
Victorino Martín, en el Día de la Tauromaquia

«La cultura ni se crea ni se destruye por decreto»

Redacción

El presidente de la Fundación del Toro de Lidia, Victorino Martín, ha escrito una carta con motivo del Día de la Tauromaquia, que tiene lugar este martes en Valencia. La misiva del ganadero es una notable proclama del valor del toreo como patrimonio cultural común de la humanidad. Victorino destaca en ella que la celebración de este día “es una declaración de amor a una forma de entender la vida”, así como “un emocionado grito de orgullo por nuestra cultura”. Asimismo, defiende que “unidos y orgullosos, nadie nos podrá arrebatar la tauromaquia”, y añade que “tenemos la misión de conservarla y transmitirla a nuestros hijos”. Y es que, sentencia, “la cultura ni se crea ni se destruye por decreto, sino que es el producto del tiempo”. La carta, íntegra, es la siguiente:

TAUROMAQUIA, PATRIMONIO CULTURAL COMÚN DE LA HUMANIDAD

El Mediterráneo alumbró la civilización grecolatina, un marco de pensamiento en el que el ser humano tiene una posición central, un sujeto poseedor de derechos y de las más exigentes obligaciones, y que nos ha traído a cotas de desarrollo ético y material inimaginables.
 
Sobre esta concepción se ha ido construyendo una cultura en sus diferentes expresiones, variada y creciente en finas capas de sedimentación, como cualquier proceso cultural cuando es auténtico.
 
Y siempre el toro. El toro en las orillas del Mediterráneo ha sido un animal totémico, un mito necesario en nuestra manera de entender el mundo. No es casualidad que sea precisamente un toro el animal sobre el que se sostienen los mitos fundacionales de la propia Europa.
 
Es sin embargo el genio ibero el que encuentra significados más profundos sobre la vida y la muerte en su relación con ese toro universal.
 
Y es así como, en tiempos en que nuestro Siglo de Oro se encuentra en su plenitud ensanchando los límites de la cultura de la humanidad, se alumbra la tauromaquia como una de nuestras expresiones culturales más características.
 
La cultura ni se crea ni se destruye por decreto, sino que es el producto del tiempo, de la creación de unos y de la asunción por un pueblo de esas creaciones. Así surge y se desarrolla la tauromaquia.
 
También de esta manera, desde los orígenes iberos, la tauromaquia se adopta en otros lugares, pueblos con una pulsión vital similar, una manera parecida de encarar la vida y la muerte, de celebrar y exaltar de una manera radicalmente vital la existencia.
 
La tauromaquia es el regalo cultural de estos pueblos a la humanidad.
 
Porque la UNESCO nos recuerda que la diversidad cultural es una característica esencial de la humanidad, y que precisamente esta diversidad cultural constituye un patrimonio común de la humanidad, que debe preservarse en beneficio de todos.
 
Francia, Portugal, México, Ecuador, Venezuela, Colombia, Perú y España, somos guardianes de un exquisito patrimonio de todos, responsables de su cuidado y de su traslación de generación en generación.
 
Hoy hemos decidido celebrar el Día de la Tauromaquia, una declaración de amor a una forma de entender la vida, y también un emocionado grito de orgullo por nuestra cultura.
 
Un día también para sentirnos unidos, para estar juntos en estos tiempos de ataques. El mundo del toro tiene muchas visiones, muchas maneras de entenderse, a veces radicalmente opuestas, y eso es lo que hace que nuestra cultura sea tan viva y poderosa.
 
Pero a todos nos une la misma pasión por el toro, una cultura común, un patrimonio heredado que tenemos la misión de conservar y transmitir a nuestros hijos.
 
Luchemos por lo nuestro. Unidos y orgullosos, nadie nos podrá arrebatar la tauromaquia, nuestro patrimonio cultural común de la humanidad.
 
Victorino Martín
Ganadero y presidente de la Fundación del Toro de Lidia.
Comparte y comenta esta noticia: