Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Galería fotográfica del festejo.//Plaza 1
Cuando lo extraordinario se hace esperar
Crónica Madrid. 5ª de la Feria de Otoño

Cuando lo extraordinario se hace esperar

Darío Juárez

Hasta qué punto sería excepcional el festejo, que 23 caballos trazaron el paseíllo en este primer sábado de octubre. La veintena que engalanaba la corte equina del rejoneador, el que montaba el sobresaliente y los dos de los alguacilillos. Un acontecimiento ecuestre de talla mundial. La puesta en escena no pudo tener mejor prólogo porque así lo quiso el protagonista. Posiblemente, el festejo del rabo en San Isidro fuese el más importante de su carrera, pero no el más esperado. Hoy era el examen final. Medirse a Madrid y a seis toros de dos encastes muy distintos para culminar una temporada histórica para el rejoneador de La Puebla en particular y del mundo del toreo a caballo en general. De por sí, el primer éxito ya lo había fecundado, llenando los tendidos venteños a falta de una pequeña calva en el 1. La expectación era máxima, aunque se tuvo que esperar al quinto para ver la primera oreja; advenimiento de lo que sucedería en el sexto. La sublimación del rejoneo, una vez más, y Madrid para contarlo. Dos excesivas orejas tras un bajonazo, que pusieron el pero de una obra culmen, que a su vez abría la decimoséptima puerta grande para el jinete sevillano.

Todo apuntaba a que fuera una tarde para el recuerdo y así lo fue. Aunque costó entrar. El primer toro de Ángel Sánchez y Sánchez fue pasivo y colaborador con el jinete, que se gustó con Lío en banderillas, aunque al toro le faltaba transmisión. Brindó a Fermín Bohórquez el segundo que apareció por la manga, como el primer toro de Miura de los dos reseñados y al que recibió a portagayola con la garrocha. Qué pena ver un miura tan mal despuntado... Difícil y sin regalar un tranco de más a Nazarí, ya que éstos no tienen la codicia costumbrista el trantrán murubeño. Incluso cuando se arrancaba lo hacía con saña, hasta el punto de tocar al castaño equino en el corvejón. Quillas fue la montura que levantó de manos y con la que tuvo que levantar al graderío para que no llegara el primer bostezo con los rehiletes y las cortas. El animal quería el capote y dejarse de alturas. Rejón caído y bajo.

El tercero fue el primero de Cortés de Moura. Un toro cuajado y con pecho, al que le quiso obrar con Fino al detalle, pero Diego Ventura pasaba en falso en varias ocasiones. En otras se puso a torear, ejecutando quiebros y saliendo con piruetas de la cara del toro. Gitano rubricó una suerte que ha practicado en sus últimas actuaciones, como es clavar al violín tras salir de un quiebro. Falló con los aceros y la tarde se ponía cuesta arriba. Pero todo cambió a partir del cuarto. Y no es que la condición del de Sánchez y Sánchez le fuera a regalar la opción de lucirse, ya que fue un manso, sin fijeza y buscando las tablas continuamente. Pero invitó a poner banderillas a Juan Manuel Munuera, que actuó con sobresaliente, dejando una carta de recomendación que ya quisieran muchos. Puro, templado y torero. En este toro, Diego cambió el protagonismo por su generosidad para con el otro torero, aunque bien es cierto que a Bronce lo lució.

Fue entonces cuando cambió la tónica de la tarde. Bueno, de la tarde y de la seriedad en esta plaza, cuando un fandanguero se arrancó en el 3. Y es que el toro de Miura que quedaba en toriles apareció con una movilidad que sorprendió a propios y a extraños. Ventura pisó el acelerador con Nazarí, cabalgando a dos pistas de manera excepcional y quebrándose con Lío en banderillas, donde el animal se veía más venido a menos. Bronce, de nuevo, fue oro. Buscando el cara a cara entre los dos animales. Remate y las cortas al violín hicieron que junto con la efectividad del rejón cayera la primera oreja, antes de la oda que se conjugó en el sexto. Volvió a tomar la garrocha para recorrer con el último de Cortés de Moura todo el anillo. Sueño haría un sueño de su actuación, con quiebros arriesgados de punta a punta de la plaza y el toreo sublime a dos pistas. Morante –el caballo– reaparecía con su famoso mordisco, antes de que Dólar colmara a Madrid con la guinda, al poner un par sin cabezada y bridas. Un bajonazo hizo que Justo Polo mostrara los dos sedosos blancos y el azul, incomprensiblemente.

 

  • Madrid. Plaza de toros de Las Ventas. 5ª de la Feria de Otoño. Casi lleno (21.722 espectadores) en tarde soleada. Se lidiaron dos toros de Sánchez y Sánchez (1° y 4°) dos de Miura (2° y 5°)  y dos de María Cortés de Moura (3° y 6°), reglamentariamente despuntados para rejones y de irregular presentación. Sin transmisión el 1°, parado y complicado el 2°, condescendiente el 3°, manso y sin fijeza el 4°, con movilidad el 5° y muy bueno el 6°.
  • Diego Ventura: ovación con saludos, silencio, ovación con saludos, palmas, oreja y dos orejas tras petición de rabo.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @dariojuarezc
Comparte y comenta esta noticia: