Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD SanMateoApp
PUBLICIDAD Naturama 2019 APP
PUBLICIDAD Citroen las flores APP
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
SanMateoPC
PUBLICIDAD
Feria de Naturama pc
PUBLICIDAD
Citroen las flores PC
PUBLICIDAD
Mercedes PC
PUBLICIDAD
Restaurante PC
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Curro honra la sangre derramada por Román
Crónica Madrid. 27ª de la Feria de San Isidro

Curro honra la sangre derramada por Román

Luis Miguel Parrado

La corrida de hoy, muy esperada por los aficionados, tuvo un terrible punto de inflexión cuando el tercero, que era una mala persona reencarnada, le pegó un tremendo cornadón a Román en el trance de entrarle a matar. Aquello fue dantesco, de esas cosas que te dejan el cuerpo cortado, y la imagen de ese pitón bañado en sangre hasta la cepa soliviantaba el ánimo del más templado. Por fortuna quedaba la tranquilidad de que había sido en Madrid, con todo el despliegue de medios médicos que ello implica.

Cornada aparte, Román había estado hecho un tío frente a un toro muy serio, que parecía por su hechura de cualquier casa ganadera menos de Ibán ¿vendría del cruce con los sementales de Pedraza de Yeltes? Empezó el burel a desarrollar en banderillas, y El Sirio se escapó milagrosamente de una cornada cuando fue derribado al final de un tercio de banderillas que el presidente se empeñó en dilatar hasta que el animalito no tuviera encima cuatro. Puñeteros reglamentos de las narices, que miran más por las letras que por las personas...

Allí se plantó Román con su trapillo rojo, tragando quina desde el primer muletazo, donde el toro ya tardeó antes de arrancarse con genio y sacando la cara por arriba. Bravucón, no tenía redaños para repetir más de dos veces, pero a Román le sobraban para ponérsela ahí y aguantar el arreón del manso, que se descomponía aún más en cuanto se sentía podido. No le importó al valenciano, firme a carta cabal, que no cejó hasta imponerse al toro... que entonces se rajó como una pava y tiró la toalla. La oreja iba a ser de ley, pero en el trance final le echó mano y aquello nos encogió el corazón. Por suerte el parte facultativo, dentro de la mucha gravedad, descarta lo que tanta sangre manando nos hizo pensar. Gracias a Dios.

A partir de ahí la corrida fue otra. De hecho, la cornada metió a Curro Díaz en ella. No lo había pasado bien con el de Montealto, que fue uno de esos animales desabridos que se le atraviesan a los toreros y les secan la boca. Pero cuando la sangre de Román todavía estaba fresca sobre la arena Curro en su fuero interno se convenció de que tenía que honrarla. Cogió su muleta, su espada y su montera, y dejó esta última en la contera de la barrera que hay justo delante de la puerta de la enfermería en homenaje al compañero caído. Su faena fue a puro golpe de corazón, desde el toreo ayudado para sacarlo a las afueras hasta la manera de ir prolongando las tandas a base de temple con el mérito añadido del paroncito que siempre le pegaba el toro en mitad de la suerte cuando quería abrochar con el de pecho. Después se puso al natural, pero el cinqueño empezó a tardear. Así que empleó esa virtud tan torera que es la medida y se fue a por la espada, claro que antes de eso, y durante toda la faena hubo lugar para ese toreo de recurso tan bello que cincelan las muñecas de Curro, que le pegó un sopapo con la espada y paseó una oreja que le debe llenar de orgullo.

El sexto fue una prenda durante los primeros tercios. Lo mismo que hicieron muchos de la astifinísima corrida de Ibán, pegó arreones, frenazos y regates en los capotes, pero después, y por suerte, aflojó llegado el tercio final. Curro se puso directamente con la zurda, pero el toro no tenía un gramo de clase ni voluntad de embestir, hasta el punto de acabar quedándose en mitad de la suerte, así que el de Linares no pudo redondear el triunfo.

Lo mismo que la cornada metió en la corrida a Curro, a Pepe Moral lo sacó de ella. Es más, siempre se ha dicho que hay toros que quitan el sitio, y me da la impresión que, aun no siendo de su lote, ese Santanero que cazó a Román se lo ha quitado a él. Ojalá sólo sean ideas tontas mías, de verdad. Y lo peor es que esta tarde Pepe parecía estar en el camino de convencerse otra vez de quién es él. De hecho, anduvo solvente con el segundo, zurrado en varas y al que le cogió bien el aire en la muleta, con un toque fijador que lo metía en ella y un buen sentido del temple que le hacía llevarlo hasta el final sin dejar que la tocase. Al contrario de lo que se espera en esta casa ganadera, en vez de a más el animal fue a menos y aquello se difuminó. El quinto no fue buen toro, pero él lo vio todavía peor de lo que era, y como las ideas no fluían claras ni con la muleta ni después espada en mano, Moral pasó un mal rato. Ojalá que todo sea una tormenta pasajera, porque el de Los Palacios se merece el viento a favor.

 

  • Madrid. Plaza de toros de Las Ventas. 27ª de la Feria de San Isidro. Tres cuartos de plaza (19.103 espectadores según la empresa) en tarde soleada. Se lidiaron cinco toros de Baltasar Ibán y uno (1º bis) de Montealto, sustituto de un titular devuelto por flojo. A excepción del segundo y sobre todo del cuarto, compusieron un conjunto complicado, correoso, que planteó muchas dificultades, sobre todo en los primeros tercios y que, además, fue rabiosamente astifino. Pesos: 575 (devuelto), 530, 570, 559, 548, 544 y 589 kilos.
  • Curro Díaz (añil y oro): Silencio, oreja y silencio en el que mató por Román.
  • Pepe Moral (canela y oro): Silencio y silencio tras aviso.
  • Román (azul añil y oro): Oreja que recoge, y no pasea, la cuadrilla.

Parte médico de Román: Herida por asta de toro en tercio medio, cara interna del muslo derecho con una trayectoria de 30 cm hacia fuera y abajo que produce destrozos en vasto interno, musculatura aductora, contusión con vaso espasmo de arteria femoral. Rodea fémur por su cara posterior produciendo contusión del nervio ciático presentando orificio de salida por cara externa del tercio inferior del muslo. Es intervenido bajo anestesia general en la enfermería de la plaza. Se traslada al Hospital San Francisco de Asís para valoración por C. Vascular. Pronóstico muy grave que le impide continuar la lidia. Fdo. Dr. García Leirado.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @LMParrado
Comparte y comenta esta noticia: