Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Feria de Huesca APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
PUBLICIDAD
Feria de Huesca PC
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Hotel Torremangana pc
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
El chupinazo gordo lo tiró el forastero
Leonardo Hernández cortó cuatro orejas en la plaza de toros de Pamplona.//PD
Crónica Pamplona. 2ª de la Feria de San Fermín

El chupinazo gordo lo tiró el forastero

Darío Juárez

La pólvora del chupinazo había dado lugar al bautizo oficial de las fiestas de San Fermín 2019. Los pamploneses, ya con el pañuelo rojo anudado al cuello, se dirigieron hasta la Monumental de Iruña para recibir a su mayor embajador: Pablo I de Navarra. Un maestro del rejoneo que lleva toda una vida haciendo escuela del toreo a caballo por las tierras norteñas de la península. Junto a él, uno de sus pupilos y paisano, Roberto Armendáriz, que llevó parte de los jacos de su cuadra con el hierro del de Estella. Sin embargo, el protagonista no fue local, pues vino de Badajoz y tras haber descerrajado el portón de la gloria de Las Ventas: Leonardo Hernández y su inteligencia abrían su quinta puerta grande consecutiva en Pamplona. El último festejo que sirve como antesala de las corridas que empezarán a partir de mañana con el primer encierro de Puerto de San Lorenzo.

Los ecos de San Isidro no corrían en balde por las calles de Iruña. Leonardo Hernández traía la Puerta Grande de Madrid bajo el brazo y no iba a dejarse nada a mitad de camino por no hacer lo propio en la capital del toro. Y así fue. Abrió su tarde un toro de El Capea, poniendo con él todo su empeño en la lidia. Supo esperar al toro, aceptando la idea de hacer realidad unas muy arriesgadas batidas para llegarle con Enamorado. El culmen de la obra llegó en el epílogo con Xarope, citando de manos y dejando tres cortas al violín que levantaron a los tendidos, bien conocidos ya por el caballero pacense. Rejón en muy buen sitio y sin puntilla para recoger las dos primeras orejas de la tarde.

Otras dos cortó del quinto tras una actuación in crescendo que demostró a lomos de Giraldillo y Calimocho, con los que buscó las cercanías toreando a dos pistas en tablas y luciéndose de dentro afuera para clavar. El último capítulo de la obra lo volvió a poner con Xarope toreando quebrado de cintura y dejando tres cortas en el sitio a un toro de nombre Razonante, de la ganadería titular de El Capea, que fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Rejón entero y certero. Pamplona loca y Leonardo con la felicidad de saber que saldría en volandas por la Puerta del Encierro.

Pablo Hermoso de Mendoza cumplimentaba su vigésimo noveno San Fermín initerrumpido cortando una solitaria oreja del cuarto. Faena vistosa y de autor ante un toro de poca transmisión, además de ser el toro de la merienda. Con Arsenio demostró valor y dejó piruetas que encendieron a la parroquia para terminar de darles el postre con Pirata y un par de medianas –ni largas ni cortas– a dos manos, antes de pinchar y dejar un rejón entero que le valió como pasaporte para recoger el apéndice. Otro perdió del primero. Un toro al que le pudo dar fiesta de más a menos intensidad, debido a la pérdida de fondo del animal, al que toreó de manera templadísima a lomos de Berlín. Lo frenó antes con Alabama recortando el viaje en corto y haciendo desprender los oles de los tendidos. Pinchó dos veces antes de dejar el de muerte, siendo óbice para la no concesión de la oreja.

Por su parte, Roberto Armendáriz no terminó de calar hoy en su plaza. Salió silenciado con un lote con movilidad, aunque con carencias de clase. Destacó en la suerte de los quiebros con los palos a lomos de Ranchero en el tercero y de Farruco en el sexto. Con los aceros tampoco tuvo su tarde el (otro) navarro.

 

  • Pamplona. 2ª de la Feria de San Fermín. Lleno de «No hay billetes». Toros de El Capea (2°, 4° y 5°) y de Carmen Lorenzo (1°, 3° y 6°), de desigual presentación y hechuras, pero de buen juego en líneas generales. Destacó el buen 5° de nombre Razonante, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.
  • Pablo Hermoso de Mendoza (casaca grana e hilo blanco): Silencio y oreja.
  • Leonardo Hernández (chaquetilla azul noche): Dos orejas y dos orejas.
  • Roberto Armendáriz (chaquetilla gris plomo): Silencio en ambos.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @dariojuarezc
Comparte y comenta esta noticia: