Por el piton derecho
vicente cabecera
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Cisan anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
vicente anual columna
Volver
El efecto sin clave
Ponce cortó dos orejas en el sobrero de regalo y salió a hombros.//Plaza México
Crónica Ciudad de Mexico. 3ª Temporada Grande

El efecto sin clave

José Aguilera

El toro de regalo salvó la tarde del tercer festejo de la Temporada Grande 2017-2018. Puso de acuerdo a todos en la plaza. La espada defectuosa, en la suerte suprema, tal vez privó a Enrique Ponce de poseer los máximos trofeos. Llegó a haber bulliciosa petición unánime para la concesión de ellos; pero, a final de cuentas, atinadamente, no se otorgó el rabo y todo quedó en la condescendencia de dos merecidos apéndices. Grande es el de Valencia ¡Qué gran torero! Pero algo falló.

“El Payo” se llevó a la espuerta el polémico auricular que le dieron. Importantes momentos tuvo en su labor, sobre todo al interpretar el toreo con profundidad y largueza, aunque pudo haber estado sublime. Algo pasó. Por cierto, que bien vestido, con un terno en obispo y oro, se presentó a enfrentar su importante compromiso.

Joselito Adame hizo lo que estaba en sus manos. Fue a recibir al falto de trapío, primero de su lote, de Teófilo Gómez, a portagayola. Más tarde se tiró a matar cambiando la muleta por un sombrero charro (cosa que no gustó a varios presentes). Colocó, en su segundo astado, banderillas llevándose tremendo susto sin aparentes consecuencias. Aún así, siguió sin pasar algo importante con él.

Lo lamentable fue que el público no se retractó en las taquillas como debió de hacerlo. Ponce donó sus honorarios a los damnificados del pasado devastador terremoto que afectó a la capital de país mexicano (gastando de más todavía al regalar un astado). Quizá la secuela del ganado anunciado y la confección final del cartel dejó sin el efecto clave esperado a tan importante suceso.

Jorge Hernández mató un buen toro de El Vergel, Regiomontano, para rejones, abriendo plaza, teniendo una actuación bastante decorosa y voluntariosa, dejando en los lomos del burel: un rejón de castigo, cuatro banderillas largas, dos cortas y un pinchazo hondo, muy trasero, con el rejón de muerte, de efectos fulminantes. Escuchó abucheos.

Enrique Ponce al inválido Un sueño, del hierro de Barralva,  le hizo faena a media altura, sobándolo, haciendo labor de enfermero, siendo llamado a saludar al tercio -como reconocimiento del respetable- una vez que lo despachó. Al bobalicón Festivo, de Teófilo Gómez, le hizo labor en toda la expresión de su tauromaquia. A Vivaracho, reserva del mismo hierro, aprovechó para extraerle momentos de gran calidad, temple y clase, realizando cambios de mano emocionantemente prolongados, así como ejecutando sus poncinas, enganchando y permaneciendo a la distancia adecuada. Dos orejas le concedieron tras su estocada defectuosa y una vez que había calado fuerte en los tendidos. Un torero consentido de la México es el de Chiva.

Joselito Adame le realizó a Jocoso una faena basada en espectacularidad y valor, misma que culminó en división de opiniones después de haberle dejado al astado una estocada tendida y tres descabellos. A Conciliador, de Barralva, le realizó un quite por zapopinas. El propiamente cubrió el segundo tercio. Con la muleta la faena se vino a menos. Tuvo algunas pequeñas complicaciones con lo aceros.
 
Octavio García “El Payo” lidió al complicado Maitecho, de Barralva, Bajo las condiciones menores tampoco el torero queretano intentó hacer mucho. Con Murmullo estuvo bien. La faena fue de más a menos y en ocasiones dio la impresión que entre altibajos. Los varios momentos buenos se permitieron ver hasta que le burel no se desentendía. Tras pinchazo y estocada entera el juez ordenó que se le entregara al diestro una oreja que causó controversia.
 
  • Ciudad de México. Monumental Plaza de Toros México. 3ª Corrida de la Temporada Grande 2017-2018. Menos de media plaza de entrada. Un toro de El Vergel para rejones, de buen juego  y bien presentado; tres de Barralva, presentables y cuatro de Teófilo Gómez, incluyendo el de regalo, dejando mucho a desear en presentación y juego, destacando para bien el que salió en último lugar.
  • Jorge Hernández, rejoneador (a la usanza portuguesa): Abucheado.
  • Enrique Ponce (marfil y oro): Al tercio, vuelta al ruedo y dos orejas en el de regalo.
  • Joselito Adame (azul rey y oro): División de opiniones y silencio.
  • Octavio García “El Payo” (obispo y oro): Dos avisos y una oreja con protestas.
  • Se ordenó arrastre lento al corrido en octava posición.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @Jose_AguiTal
Comparte y comenta esta noticia: