Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La cuadratura del círculo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La cuadratura del círculo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La cuadratura del círculo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La cuadratura del círculo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La cuadratura del círculo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La cuadratura del círculo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La cuadratura del círculo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La cuadratura del círculo
Crónica Sevilla. 6ª de la Feria de Abril

La cuadratura del círculo

Leo Cortijo

Se cortaron orejas y más que se podían haber cortado. El festejo de rejones del ciclo abrileño estuvo marcado por un interesantísimo encierro de Fermín Bohórquez, con varios ejemplares de nota alta (y luego hay algunos que no la quieren…). Ahora bien, también hubo algún que otro garbanzo negro, y ahí estuvo la madre del cordero. El peor lote, con notable diferencia, lo sorteó Galán, el jinete que mejor toreo a caballo puso en liza. Y también con notable diferencia. El conquense tuvo que pechar con un segundo parado y soso que nada brindó, pero sin embargo él ofreció la mejor faena de la tarde. Así de claro: lo mejor con lo peor. La cuadratura del círculo. El rejoneo sobrio, puro, clásico y templado de Galán se impuso a todo. Incluso a la lluvia. Andrés Romero se marchó con dos orejas y un buen cabreo porque el presidente, muy correctamente, le negó la segunda de su segundo. Esto es Sevilla, no Espartinas. Lea, que completó cartel, cortó una. Cuatro orejas… y pocas fueron al final.

A portagayola y con Amuleto recibió Sergio Galán a Opositor, al que dejó un rejón de castigo en buen sitio. A lomos de Ojeda comenzó a clavar rehiletes intercalándolos con un lidia templada y sobria a partes iguales, pero intensa y pulcra en las clavadas. El voltaje que adquirió la faena lo puso el rejoneador, pues el animal de Bohórquez se emplazó, apenas se movió y no transmitió nada. Con Bambino se dejó ver citando con estéticos passages antes de dejar tres banderillas más en el estribo. Tres cortas hilvanadas a lomos de Apolo fue el prólogo a un rejón al segundo intento que precisó de un inútil golpe de verduguillo, pues el toro acabó echándose. El inicio con Artista para recibir a su segundo, Ocioso, fue espectacular al dibujar circunferencias en el albero maestrante en nada de espacio. Con Embroque se produjo un susto sin consecuencias, y es que el equino perdió los cuartos traseros y a punto estuvo de perder el equilibrio completo. Caballo y jinete se recompusieron para a continuación dejar garapullos al quiebro de bella factura, imponiéndose a la baja condición del burel, reservón y muy soso. Con Titán pisó terrenos comprometidos y ofreció todo ante un marmolillo, al que recetó dos pares a dos manos extraordinarios sobre Apolo justo cuando la lluvia hizo acto de aparición. El taranconero mató con corrección y pulcritud para terminar de materializar una oreja de peso.

Andrés Romero recibió en la puerta de toriles a Unido con su chaquetón campero en la mano y montando de Perseo. El de castigo se le fue muy atrás antes de sacar a escena a Caimán para clavar banderillas en buen sitio bajo los acordes de Puerta Grande. Con Guajiro se produjo el tramo de mayor conexión con el tendido, merced a las piruetas en la cara del buen toro de Bohórquez, pero con alguna clavada desde la distancia y sin ceñirse. Un rejón fulminante justo después de tres cortas sobre Chamán hizo ondear pañuelos suficientes para cortar una oreja. A su segundo oponente, Jaquetón, lo recibió con Fuente Rey, al que dejó un rejón de castigo en mal sitio. Las palmas montando a Kabul llegaron cuando sentó al caballo sobre la grupa, porque a la hora de lidiar al buen ejemplar de Bohórquez… ni chicha ni limoná y menos con la lluvia sin dar tregua, apagando el entusiasmo de los parroquianos. Los mejores momentos de su labor vinieron sobre Caimán, ajustándose en las clavadas, justo antes de pasaportar al toro de forma fulminante, pero produciendo derrame. Suficiente para cortar otra oreja. Y bien está porque se pidió la segunda. Menos mal que el presidente mantuvo el nivel de una plaza como Sevilla.

Lea Vicens brindó su primero a Ángel Peralta, al que fue su gran mentor y que ya la observa desde el cielo. Con Petit Pois paró a Tornillero, su primer oponente, mientras que con Bético dejó lo más destacable de su discreto parlamento, y es que no terminó de rayar a la altura de un gran toro, extraordinario para rejones. La cosa no mejoró ni con Gacela ni con Jazmín, con algunas pasadas en falso, varias banderillas clavadas al aire y otras tantas con el mando a distancia. Muy errático fue también el capítulo del rejón de muerte… y dejémoslo ahí. Al que cerró plaza lo recibió con la yegua Guitarra, para después rehiletear con una banderilla al violín a lomos de Bético. Puso la rúbrica con Espontáneo con un rejón suficiente al segundo intento, y con todo y con eso se marchó con una oreja en el esportón.

 

  • Sevilla. Real Maestranza de Caballería. 6ª de la Feria de Abril. Media plaza en tarde nublada, fría y parcialmente lluviosa. Se lidiaron seis toros de Fermín Bohórquez –reglamentariamente despuntados para rejones–, correctos de presentación. Con calidad, pero soso y parado el 1º; con movilidad el 2º; pronto, con tranco, recorrido y transmisión el 3º; reservón y parado el 4º; buenos y con interés 5º y 6.
  • Sergio Galán: silencio y oreja.
  • Andrés Romero: oreja y oreja tras aviso con petición de la segunda.
  • Lea Vicens: silencio y oreja.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @leo_cortijo
Comparte y comenta esta noticia: