Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Burgos y Soria
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Feria Burgos PC
PUBLICIDAD
Feria de Soria PC
PUBLICIDAD
Accesos Casco PC
PUBLICIDAD
Villaseca de la Sagra 2018 PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Cisan anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
La flor de la canela crece en Los Alijares
Crónica Madrid. 32ª de la Feria de San Isidro

La flor de la canela crece en Los Alijares

Darío Juárez

Como un adelantado a su tiempo. Un superdotado que necesitó cinco hermosos años para coronarse como rey de la bravura. Lustro que evoca un lustre serio y bien armado donde se pudo observar la madurez del campo reflejada en un animal morfológicamente bajo de agujas, excelentemente presentado y de una soberana calidad y prestancia. Desde que salió hasta que fue arrastrado envuelto en una ovación cerrada que condecoraba, ente vítores, al mejor toro de la feria, a falta de los victorinos. Jesús María Gómez volvió a ser el protagonista aguafiestas de una corrida de Adolfo Martín inmaculada en presentación y casta (a excepción del manso tercero), negando la vuelta al ruedo a este Chaparrito-1 –que hizo honor a su nombre– dejando en evidencia, una tarde más, la falta de afición, rigor y seriedad gubernativa del palco de Madrid en general, y de la suya en particular. Pepe Moral perdió la puerta grande tras fallar con la espada una faena de retina y memoria, hilvanando el caviar que desprendía esa embestida entre el temple y la torería.

32 tardes hubo que aguardar para ver el encierro mejor presentado, parejo y en el podium de los más interesantes de toda la feria. Un elenco de cárdenos que, en otras manos –y sin desmerecer a la terna–, bien hubieran valido, posiblemente, el premio a la corrida más completa. Finalmente, la tarde se quedó en un mano a mano después de que El Cid cayera herido en el comienzo de faena al primero de su lote, dejando a su vez una papeleta muy seria a Ángel Sánchez, que se doctoró como matador de toros en una tarde así, que ya de por sí es para descubrirse.

El toricantano devolvía los trastos a su padrino El Cid para dar comienzo a la faena de muleta del segundo, un animal bajo que acudió con prontitud al caballo, siendo muy reservón en los rehiletes. Nada más comenzar el último tercio, en el primer natural, lo descubrió y lo corneó en el muslo derecho, pudiendo ser peor si el pitón hubiera entrado por segunda vez cuando lo tuvo a su merced y lo volvió a levantar desde el suelo. La muerte sin lidia a este toro corrió a cargo del segundo espada.

Este mismo, Pepe Moral, volvía cinco días después de la tarde de Miura para cerrar su feria, redondeando con una actuación de notable alto una faena y una lidia rocambolesca a falta de una guinda que se quedó ácida por fallar de primeras con la espada. Antes, la flor de la canela que crece en Los Alijares apareció por la manga bajo el nombre de Chaparrito, que desde salida apretó en el capote con el que fue llevado con calidad y mimo por el de Los Palacios, para dejarlo de largo en suerte las dos veces que acudió con bravura al caballo, empleándose. Juan Sierra se desmonteró tras dejar el tercer par y salir airoso de ese embroque que afortunadamente no terminó en cornada. El superclase de Adolfo portaba fijeza, calidad, ritmo y una humillación para frotarse las manos. Bien lo sabía Pepe que brindó a un público que presagiaba lo que podría acontecer a partir de entonces. Y así fue... El hocico empezó a barrer el ruedo de una manera sublime, colocando a su vez la cara al planear delante de la pañosa. Faena pulcra, variada, muy cargada de detalles, perfectamente estructurada y casi redonda. Ese pero llegó al final de la cuarta serie con la derecha tirando con convencimiento del animal y en una quinta con la mano izquierda donde al toro le costó entrar en reciprocidad con la ligazón. El sevillano, con muy buen acierto, se fue al pitón contrario sin una mísera duda y lo siguió entendiendo a la perfección. Un quinteto de series alternadas por ambas manos, templadas, buscando la profundidad y bordando muletazos imborrables. El pinchazo del lamento que no descerrojaba la puerta grande, hizo de suplicio antes de la estocada que le valió una de las orejas con más peso de la feria. El tercero fue también un animal perfectamente presentado, que se dejó pegar en el caballo, llegando a la muleta manseando, sin fijeza y suelto tras los muletazos que le pudo robar.

Otro de los nombres propios que dejó la tarde fue el del toricantano Ángel Sánchez. Tranquilo, pausado, calmado de responsabilidad –aunque la procesión iba por dentro– y envuelto en el primer reto más importante de su carrera. Si de por sí es complicado anunciarte con dos toros de Adolfo en el día de tu alternativa, con tres para qué decir más. El toro de su graduación fue un animal que se empleó bien en varas, denotó por momentos transmisión y acusó en demasía ser tan tardo y estar tan agarrado al piso. El madrileño obró en plenitud y prestancia, delante de este Mentiroso descastado, al que dejó los vuelos en el hocico por ambas manos y que de haber repetido era para haberle formado un lío por el pitón izquierdo. Porque clase tuvo y ahí había un torero que tiene oro en esa muñeca. El cuarto fue otro gran toro. Un animal fiero que apretó las telas y el peto con casta, llegando a la muleta con mucha transmisión y volviendo la cara a la cintura a la salida del muletazo. Desbordó al nuevo matador que, al tercer feo que le hizo, se fue a por la espada. El sexto fue el más complicado. Salió escobillado del pitón derecho, apostillando la tarde con exigencia pero desfondándose y quedándose corto. Pese a ello, Ángel no se amedrentó y le consiguió robar algún pasaje con mérito y solvencia. Tiene que volver. Y pronto.

 

  • Madrid. Plaza de toros de Las Ventas. 32ª de la Feria de San Isidro. Algo más de tres cuartos (20.431 espectadores) en tarde nublada, desapacible y parcialmente lluviosa. Se lidiaron seis toros de Adolfo Martín, de excelente presentación. Plomizo y tardo el 1º, incierto el 2º, manso y descastado el 3º, muy encastado el 4º, extraordinario el 5º y exigente y a menos el 6º.
  • El Cid (tabaco y oro): Herido en su primero. Pasó a la enfermería.
  • Pepe Moral (tabaco y oro): silencio en el que mató por El Cid, silencio y oreja.
  • Ángel Sánchez (marfil y oro): ovación con saludos, silencio y silencio.
  • Juan Sierra se desmonteró tras parear al 5º.

Parte médico de El Cid: Herida por asta de toro en el tercio medio de la cara interna del muslo derecho, con una trayectoria ascendente de 20 centímetros, que produce destrozos en la musculatura aductora y en el vasto interno. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros. Se le traslada al Hospital San Francisco de Asís. Pronóstico: Grave, que le impide continuar la lidia. Firmado: Dr. García Leirado.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @dariojuarezc
Comparte y comenta esta noticia: