Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Don Benito APP
PUBLICIDAD Limpieza Cuenca APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Cartel Don Benito PC
PUBLICIDAD
Limpieza Cuenca PC
PUBLICIDAD
Villaseca de la Sagra PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Cisan anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La fuente del deseo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La fuente del deseo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La fuente del deseo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La fuente del deseo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La fuente del deseo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La fuente del deseo
Galería fotográfica del festejo.//Pagés
La fuente del deseo
Crónica Sevilla. 2ª de la Feria de Abril

La fuente del deseo

Darío Juárez

«A la fuente del deseo dice mi madre que vaya, a ver si me hago torero de los que al tiempo lo paran». Sueños que se enroscan en habitaciones de hospitales lúgubres donde el destino te habla chillando. Pensamientos con acritud hacia la valía de uno mismo que hacen ver una luz al final de un túnel que parece no tener final. Madrid, Cadalso y un mar eterno de dudas de saber si se he venido a esta vida a ser torero. Pablo Aguado lo corroboró. Se vestía de luces por segunda vez como matador de toros en Sevilla y, tras un pasado novilleril entre golpes de torería y salas de operaciones, obró la melodía que despide un bolero de abril ante el sexto de Torrestrella para cortar una oreja de mucho peso e ir a la fuente del deseo a pedir que le consagre como torero. Porque Sevilla, es decir, su madre, se lo hizo saber. Javier Jiménez, negado de suerte con el viento de la mano y ante un lote frío, áspero y muy reacio a los trasteos por abajo. Por su parte, Lama de Góngora resolvió con aseada amnistía torera una tarde de utopías que diseccionaban la falta de fuerza del segundo y lo plomizo del burraco quinto.

La primera, sevillana y gélida tarde de esta Feria de Abril iba cayendo en saco roto a medida que iba transcurriendo. Y es que la corrida de Torrestrella no mostró las garantías que se esperaban tras lo destacadas que habían sido sus últimas dos comparecencias en años anteriores. Faltó casta y emoción a un encierro que arregló el buen sexto, que poseyó un tranco y una largura en su embestida exquisita. Al Faraón de Camas –otro que fue a la fuente del deseo– Pablo Aguado le brindó su lidia y muerte para después empezar a concatenar una faena de temple, hondura, cadencia y toreo de pellizcos en ciertos pasajes. Las zapatillas, mirando a los pitones en muletazos llevados al final de la cadera. Pases de pecho de pitón a pitón que remataban series donde se rimaban por naturales versos hacia Triana. Pinchazo, estocada entera y una oreja que vale su peso en oro. Con el tercero ya presagió por lo que había vuelto a Sevilla. Toreó despacio y con gusto a un animal muy noble y carente de casta, que se dejó muletear sin complicaciones y al que le faltaron finales.

Lama de Góngora pudo haber pegado un aldabonazo a su carrera habiendo puntuado, pero no fue así. Un lote bajo mínimos no hizo embellecer ciertos pasajes y detalles que se hicieron con naturalidad. El segundo le duró dos tandas. Las dos que fueron buenas y reunidas para después llevar la obra por los caminos de los detalles. El burraco quinto empezó queriendo dejar en evidencia al sevillano por su acometida hacia dentro pero acabó sin fuelle ni oxígeno que le ayudara a aguantar con decencia de bravo el final de faena.

Javier Jiménez, por su parte, encabezó este cartel local, siendo el menos agraciado del sorteo matutino. Se topó de frente con un primer toro vacío de fuerzas y sin ninguna transmisión. Brindó a Aguado una faena sin claroscuros, de pasada y con más continente que contenido. El cuarto fue un animal bien hecho que tomó dos varas de largo. Llegó a la muleta frenándose y levantando la cara y desagradeciendo todo lo que se le hiciera. No había opciones de triunfo.

 

  • Sevilla. Real Maestranza de Caballería. 2ª de la Feria de Abril. Se lidiaron seis toros de Torrestrella, de correcta presentación y desiguales de juego. Sin fuerza el 1°, nobles 2° y 3°, sin opciones el 4°, a menos el 5° y notable y con ritmo el 6°.
  • Javier Jiménez (azul pavo y oro): silencio tras aviso en ambos.
  • Lama de Góngora (azul noche y oro): ovación con saludos y palmas.
  • Pablo Aguado (verde botella y oro): ovación con saludos y oreja.
  • Se desmonteró José Chacón tras parear al 4°.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @dariojc21
Comparte y comenta esta noticia: