Por el piton derecho
Feria Albacete PC
PUBLICIDAD Segóbriga verano APP
PUBLICIDAD Maxitoro APP ultimos días
PUBLICIDAD Feria Albacete APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Segóbriga verano PC
PUBLICIDAD
Maxitoro PC ultimos días
PUBLICIDAD
Menu taurino Bien porteño PC
PUBLICIDAD
Iniesta PC 2018
PUBLICIDAD
Hotel Torremangana PC
PUBLICIDAD
Villaseca de la Sagra Afarero de Oro PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
Volver
Las ferias de la marmota
Las ferias de Fallas y Abril ya tienen combinaciones oficiales y éste es nuestro análisis.//PD
Opinión. Análisis de Valencia y Sevilla

Las ferias de la marmota

Leo Cortijo

Todos hemos oído hablar alguna vez del Día de la Marmota. Además, hace nada que se celebró esta peculiar y simpática tradición de los granjeros norteamericanos para predecir el final del invierno, basados en el comportamiento de mencionado animal cuando sale de hibernar. Todos los años la misma historia. Repetitiva. Insistente. Reiterativa. Reincidente. Monótona. Y, con todo ello, muy pesado. Una situación que se refleja muy bien en la película Atrapado en el tiempo, esa particular pesadilla que le tocaba vivir a Bill Murray en un bucle temporal en el que todas las mañanas eran 2 de febrero, Día de la Marmota. Tanto es así, que en el acervo popular se utiliza esa expresión cuando se quiere hacer referencia a algo que se repite en el tiempo una y otra vez. Sin ningún atisbo de cambio, ni para bien ni para mal. Para el mundo del toro viene a pelo. Sobre todo cuando se trata de designar los carteles de las principales ferias del inicio de temporada, que ya se están anunciando.

La Feria de Fallas y la Feria de Abril ya tienen combinaciones oficiales. Dos ciclos de primera categoría que deberían ser punta de lanza. Y conjugo bien, en condicional. Deberían, porque no lo son. De hecho, siguiendo el dicho del simpático animalito, son dos ferias de la marmota. Una serie de combinaciones repetitivas, previsibles y monótonas, que salvo algunos cambios de un ramillete de toreros contados, son las mismas que hace unos años. Les invito a que hagan la prueba. Que observen los carteles de Fallas y de Abril de hace diez años –que ya es para que hubiese llovido– y miren a ver cuántos nombres se repiten con respecto a las de este año. Y tres cuartos de lo mismo ocurre en lo que a las ganaderías se refiere. Quitado de alguna alternativa y algún joven emergente que irrumpe en cada temporada, es lo mismo. La marmota...

No aportan prácticamente nada. No tienen casi alicientes. No tienen ese cartel soñado que invite a hacer kilómetros y a gastar dinero en entradas. Son carteles al uso, de esos que se pueden hacer en diez minutos y con tres llamadas. Y más con los evidentes cambios de cromos e intereses cruzados que emanan de las alianzas que se producen entre las grandes empresas que las organizan. Pero nada, sigan a lo suyo. Sin miramientos. El año que viene volverá a salir la marmota.

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @leo_cortijo
Comparte y comenta esta noticia: