Por el piton derecho
Feria Albacete PC
PUBLICIDAD Segóbriga verano APP
PUBLICIDAD Maxitoro APP ultimos días
PUBLICIDAD Feria Albacete APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Segóbriga verano PC
PUBLICIDAD
Maxitoro PC ultimos días
PUBLICIDAD
Menu taurino Bien porteño PC
PUBLICIDAD
Iniesta PC 2018
PUBLICIDAD
Hotel Torremangana PC
PUBLICIDAD
Villaseca de la Sagra Afarero de Oro PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
Volver
Necesitamos más que un sorteo
Simón Casas ha decidido que la Feria de Otoño se confeccione por sorteo público.//PD
Opinión. A vueltas con la idea de Simón Casas

Necesitamos más que un sorteo

Leo Cortijo

Otra cosa no lo tengo muy claro, pero dar que hablar, ha dado la iniciativa del sorteo que pretende Simón Casas para confeccionar la próxima Feria de Otoño. El productor francés dio un vuelco a las redes sociales y al mainstream taurino cuando, muy interesada y sibilinamente, filtró la noticia a un par de periodistas. La afición, en un principio -creo que al calor de la inmediatez- recibió con los brazos abiertos el anuncio. Más que nada porque significaba, así, de sopetón, romper con una tradición muy instaurada de dibujar -salvo contadas y honrosas excepciones- carteles tan previsibles como faltos de alicientes.

Ahora bien, con un margen de tiempo lógico y tras una liviana meditación, la noticia no es tan ilusionante como parecía en un principio. De verdad que no. Está claro que es un principio y que no está nada mal llevarla a cabo, pero claro, ya es una iniciativa que nace con fecha de caducidad, y es que se descarta esta modalidad totalmente para la Feria de San Isidro, que es donde realmente tendría una repercusión sideral y donde removería cimientos. ¿Y por qué no es tan ilusionante? Muy sencillo. Algunos, unos pocos, han tildado esta decisión de Simón Casas de cortina de humo. No sé si diría tanto, pero igual razón no les falta...

No me gusta mezclar toros y fútbol, pero con esta analogía se puede ver fácilmente: ¿A que resulta imposible pensar que la próxima edición de la Champions League se sortee sin el Madrid, el Barça el Bayern, la Juve o el PSG? Pues lo mismo pasa en el sorteo de la Feria de Otoño. ¿Qué resultados emocionantes nos puede dar el sorteo si en las famosas bolas no están incluidas las principales figuras? Por no hablar de que a nivel ganadero tampoco hay ningún atractivo fuera de lo normal... El resultado que te va a ofrecer este sorteo -por muy sorteo que sea- no serán unos emparejamientos llamativos y espectaculares como para arrastrar masas. ¿Qué es lo mejor que puede pasar? ¿Que Talavante (si es que se anuncia finalmente) mate la corrida de Adolfo junto con Fortes y Octavio Chacón, por ejemplo? Pues sí, gran cartel para el aficionado. ¿Pero para eso hay que vender la moto del sorteo? No lo creo. Lo que pasa es que de cara a esos muchos que lo pedían desde hace más de un lustro, es apuntarse un tanto. Un tanto de cara a la galería.

Dejémonos de historias. Si el sorteo no se realiza para San Isidro (que va a ser que no), es un brindis al sol. Lo que la Fiesta necesita para generar carteles interesantes y atractivos para el aficionado no son sorteos para ciclos menores y sin los principales toreros. Lo que la afición necesita como el comer es un José Tomás anunciado en las nueve plazas de primera categoría. Es figuras y jóvenes alternando en carteles con ganaderías de encastes diversos. Es duelos entre Hermoso de Mendoza y Ventura, dejando contraproducentes vetos a un lado. Es el toro íntegro, con trapío, encastado, bravo y poderoso... Lo que la Fiesta necesita es mucho más que un sorteo de medio pelo.

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @leo_cortijo
Comparte y comenta esta noticia: