Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD SanMateoApp
PUBLICIDAD Naturama 2019 APP
PUBLICIDAD Citroen las flores APP
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
SanMateoPC
PUBLICIDAD
Feria de Naturama pc
PUBLICIDAD
Citroen las flores PC
PUBLICIDAD
Mercedes PC
PUBLICIDAD
Restaurante PC
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Pablo sigue siendo mucho Pablo
Crónica Madrid. 26ª de la Feria de San Isidro

Pablo sigue siendo mucho Pablo

Luis Miguel Parrado

No se le había puesto la tarde fácil a Pablo Hermoso de Mendoza, porque sus dos primeros toros, sobre todo el que abrió plaza, habían sido sendos boyancones de carreta. Ese primero no dio mínima opción, hasta el punto de irse andando tras las reuniones buscando el refugio de las tablas. Por lo menos fue noblón, no como el tercero, que a esa mansedumbre unía mayor agresividad. Pablo, muy en lidiador, trató de encelarlo primero y dejarlo en los medios para preparar unas reuniones tras las que siempre se iba buscando la querencia. Así que cuando salió el quinto no quedaban más balas en la cartuchera y Léa llevaba ventaja. Salió el navarro  como si fuera un joven de veinte años que se juega la temporada. Con ese disparo, pero con la experiencia que da toda una vida a caballo.

Por suerte Bondadoso sí sacó las mejores virtudes del encaste Murube. Lo paró con maestría en un metro de terreno sobre Alquimista, y luego sacó a Berlín con el que galopó de costado metiéndose por los adentros al terminar, pero es que además hizo la hermosina saliéndose para las afueras antes de volver a templar de costado. Encima, las reuniones eran de nota, sacando las banderillas de abajo y clavando al estribo, a lo que unió torear mucho sin farpas en la mano, como cuando le pegó unas cuantas pasadas por los adentros ofreciéndole las grupas del mágico Berlín.

Cuando aquello estaba ya caldeado sacó a Arsenio y las piruetas a la salida de las reuniones fueron tan ajustadas que allí no cabía un alfiler. Con la gente puesta en pie remató sobre Pirata adornándose con el teléfono y clavando cortas a dos manos. La puerta grande dependía del rejón de muerte y Pablo fulminó como un rayo al buen Bondadoso, con el que Hermoso de Mendoza había rubricado su mejor faena de los últimos años en Madrid.

También salió a hombros Léa Vicens, pero esta puerta grande tiene un tono menor, mucho menor a la lograda por su compañero de paseíllo. Y eso que en el primero de su lote se vio a la mejor Vicens que yo recuerdo nunca. Fue este un toro extraordinario de Capea que se llamó Africano. Bravo, con movilidad, temple, ritmo y galope, permitió a Léa vivir su cima sobre Bético, caballo en el que cimentó su tarde, y con el que clavó ajustado, al estribo y rematando con una banderilla al quiebro de gran nota. Con Bazuka se vino para realizar quiebros y acabó poniendo rosas sobre Descarado. El rejonazo, trasero, fue efectivo, le dieron una oreja y le pidieron otra.

Lo del cuarto ya fue otra cosa, porque cuando sacó a Gacela en banderillas y se quiso venir de largo en la primera reunión clavó a la grupa y en la segunda el toro alcanzó sin consecuencias su montura. Luego ya hubo más voluntad que acierto y tras ese trance el astado también comenzó a desengañarse. Otro buen toro fue el sexto, frente al que nuevamente basó en Bético una labor voluntariosa y con altibajos, a ratos más atemperada, a ratos más acelerada, donde reuniones de mayor ajuste se unían con otras donde clavaba a la grupa. El caso es que aquello cayó bien en los tendidos, y como hoy no importó que el rejonazo final provocase derrame, le pidieron una oreja que le abría la puerta grande. Cosas de los festejos de sábado y de rejones en Madrid.

Por cierto, dos reflexiones finales. Una, sinceramente pienso que las plazas de primera deben tener un rasero que las diferencie de las demás. Y, si para salir a hombros cuando se matan dos toros hay que cortar por lo menos una de cada uno, ¿cuál es el motivo para que no sea así cuando se lidian tres? La otra es que Pablo Hermoso de Mendoza, que sigue siendo mucho Pablo tal y como escribo en el titular, con quien debió enfrentarse hoy no fue con Léa Vicens, que sí, que muchas puertas grandes, que está en todas las ferias y todo lo que me quieran contar, pero que es un ‘enemigo’ que juega en otra liga. Hoy tenían que haber hecho el paseíllo, mano a mano, Pablo Hermoso de Mendoza y Diego Ventura. Se habría puesto el «No hay billetes» y habríamos ganado todos. Pero para esos todos tienen que querer intentar ganar. 

 

  • Madrid. Plaza de toros de Las Ventas. 26ª de la Feria de San Isidro. Más de tres cuartos de plaza (20.924 espectadores según la empresa), en tarde entoldada. Se lidiaron cuatro toros de El Capea y dos (2º y 4º) de Carmen Lorenzo,  que quitando la mansedumbre de 1º y 3º dieron mucho juego, siendo el 2º extraordinario y muy buenos 5º y 6º. Pesos: 575, 549, 597, 612, 634 y 636 kilos.
  • Pablo Hermoso de Mendoza (chaqueta azul añil y plata): silencio, silencio y dos orejas.
  • Léa Vicens (chaquetilla azul noche y azabache): oreja, silencio y oreja.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @LMParrado
Comparte y comenta esta noticia: