Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Caceres 2019 APP
PUBLICIDAD Alfarero Plata APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
PUBLICIDAD
Caceres 2019 PC
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
PADEL PC
PUBLICIDAD
Alfarero Plata PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Toros de público
Crónica Madrid. 1ª de la Feria de San Isidro

Toros de público

Luis Miguel Parrado

La corrida de hoy es de esas que te pones a analizarla con muchos de los que la hayan visto en el tendido y con toda seguridad te cuentan una cosa absolutamente contraria a la que seguramente dirán los que se han puesto delante. ¿Y qué piensa quien escribe estas líneas? Pues que a los de La Quinta les faltó mucho, pero mucho, para llegar al nivel habitual de esta pedazo de ganadería.

Para empezar, les faltó entrega y bravura de verdad. Esa que hace que un toro embista veinte veces llenándose el hocico de arena, esa que permite enganchar adelante las embestidas y someterlas por abajo hasta el final. Esa que es la bravura de verdad. Sí, algunos dirán que hubo un gran toro en varas, el quinto. Pero hasta donde yo sé, y lo que sé sobre eso lo he aprendido en muchos años de ver tentaderos, cuando a un toro se le pone en el caballo después de un primer puyazo y después rehúsa ir, el calificativo adecuado no es el de distraído, sino otro. Pero en fin, para gustos, los colores.

Quizá el que mayor entrega tuvo en las telas fue el segundo, que abría el lote de Javier Cortés, que fue alternando ambos pitones tratando siempre de alargar el recorrido de un cinqueño que, si bien embrocaba por abajo, después no terminaba de ir para delante y a veces quería acordarse, sobre todo cuando se los querían ligar. Anduvo solvente y por momentos poco atemperado. Así se mostró también ante el quinto, toro muy de público que derribó al encuentro en el primer puyazo (que fue un picotazo), se vino de largo en el segundo y tardeó una eternidad cuando lo citaban por tercera vez, ya para dejarse pegar a regañadientes. No humilló nada, así que había que llevarlo tapado en su altura, sin brusquedades ni atosigamientos que lo embrutecían. El caso es que allí al final acabó por no pasar nada.

Rubén Pinar saludó una ovación protestada tras despachar al cuarto, un toro con el que se ajustó poco pero al que fue sacándole muletazos a su forma, aprovechando las idas y venidas de un animal noble y mansurroncete, que humillaba en el embroque pero que después amagaba con abrirse, aunque volvía a tomarla. Eso sí, afligiéndose en cuanto le ligaban más de dos. Así que se la dejó en la cara en una faena con clara base en el derecho que, curiosamente, tuvo su momento más relajado en uno de los pocos naturales que instrumentó. El que abrió plaza tuvo nobleza, pero poca raza y fuelle, con lo cual estuvo cada vez más desfondado y no dio importancia a un trasteo que tampoco tuvo nada que reseñar.

Thomas Dufau se fue a portagayola para recibir al muy armado tercero, que después fue infamemente picado. Nadie pensaba que iba a aguantar, pero el toro, encastado y sin clase alguna, llegó con brío a la muleta, donde poco a poco se fue atemperando, aunque eso sí, embistiendo de principio a fin con la cara completamente a su aire. Pero ni cuando tuvo motor ni cuando más adelante se pacificó fue capaz el francés de sacar nada en claro. El sexto era como un primo de Zumosol de este encaste y embistió como si se hubiera tomado veinte litros seguidos de ese bebercio  y tuviese una borrachera de azúcar: cansino, soso, al paso y con la cara a su altura. Total, y siguiendo con la bebida, que al primer tapón, zurrapa.

 

  • Madrid. Plaza de toros de Las Ventas. 1ª de la Feria de San Isidro. Algo más de media entrada (13.016) en tarde soleada y agradable. Se lidiaron seis toros de La Quinta, cinqueños, bien presentados, con algunos toros demasiado regordíos. Compusieron un encierro que se empleó poco en los trastos, aunque varios taparon ese defecto con su engañosa movilidad. Pesos: 588, 621, 556, 552, 575 y 637 kilos.
  • Rubén pinar (canela y oro): Silencio y saludos protestados.
  • Javier Cortés (azul añil y oro): Ovación con saludos y silencio tras aviso.
  • Thomas Dufau (azul marino y oro): Silencio tras aviso y silencio.
  • El picador Juan Francisco Peña fue muy ovacionado tras picar al quinto.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @LMParrado
Comparte y comenta esta noticia: