Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Feria de Huesca APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
PUBLICIDAD
Feria de Huesca PC
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Hotel Torremangana pc
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Una más para olvidar
La corrida de Puerto de San Lorenzo no acompañó y la tarde fue para olvidar.//GM
Crónica Pamplona. 3ª de la Feria de San Fermín

Una más para olvidar

Luis Miguel Parrado

Pamplona, acostumbrada a la chistorra, a las magras y al ajorriero se tragó esta tarde un inmenso pestiño servido en bandeja por una corrida con los dos hierros de la casa ganadera de El Puerto de San Lorenzo que, para empezar, no entraba por los ojos, vista la disparidad de hechuras de los toros. Después su juego fue prácticamente nulo, porque además los que tuvieron buena condición la vieron ahogada en su falta de raza y fondo.

El más desabrido del encierro salió por delante y le tocó a Emilio de Justo. Por si sí, por si no, se curaron en salud zurrándole de lo lindo en varas, así que por lo menos llegó con los bríos quitados a la muleta, donde ya de principio no fue para delante y quiso venirse haciendo hilo con los vuelos. Pronto empezó a tardear y reservarse,  no dando mínima opción a su matador, que como cuarto echó a uno del otro hierro, con una presencia cuanto menos fea para esta plaza. Por lo demás fue noblón, pero le faltó celo para seguirla hasta el final. Además, se afligía en cuanto quería ligarle más de dos, siendo los de pecho las cimas de un trasteo en el que siempre hubo buen trazo y que, de no  ser por los fallos con el descabello, habría obtenido mayor recompensa que el silencio.

Hablando de recompensas, el torero que obtuvo la mayor de una tarde casi plana fue el que menos cosas dejó para el recuerdo. Claro, que la vuelta al ruedo de López Simón fue de aquella manera, porque su actuación careció de argumentos para darse el paseíto. Al igual que con su primero comenzó de rodillas, algo que metió al público en faena, pero con la misma facilidad que había entrado la gente se fue saliendo conforme se sucedían los muletazos a un semoviente noblón, que embestía con sosería, sin humillar y cada vez menos ganas de pelea, rémoras que acrecentó al natural. Así, hasta que acabó por claudicar y quedarse echado en el trance de un arrimón final que trataba de volver a conectar a la gente con lo que pasaba en el ruedo. Mató bien y, dicho está, se marcó una vuelta sin peso alguno. Su primero, carente de fondo y raza, se afligió tras una claudicación inicial y a partir de ahí se fue parando, y su embestida ya dijo tan poco como la retahíla de muletazos que le propinó el torero madrileño.

Completaba terna Ginés Marín, único que estoqueó dos del hierro titular. El que echó por delante tenía nobleza, escasa transmisión y mejor embroque que una salida de muletazo que cada vez fue más fea. Ginés esperó esos viajes sin clase para llevarlos embebidos, siempre por el pitón izquierdo, que buscaba incluso en los remates de pecho. Había un motivo, demostrado en cuanto se puso por el derecho y el toro vino marcándolo con descaro por dentro. También fue noblón en sexto, pero su embestida resultó simplona, a media altura y sin dar demasiada importancia a lo que se le hacía. Nuevamente los mejores momentos llegaron al natural, que es por donde hubo mayor encaje y ajuste, pero sin lograr tampoco que aquello pudiera coger vuelo. Y es que de donde no hay difícilmente se puede sacar.

 

  • Pamplona. 3ª de la Feria de San Fermín. Lleno. Se lidiaron cuatro toros de Puerto de San Lorenzo y dos (4º y 5º) de La Ventana del Puerto, que compusieron una escalera en cuanto a hechuras y cornamentas, siendo parejos en su descastado comportamiento, aunque los tres últimos tuvieron mejor condición. Pesos: 610, 575, 615, 540, 610 y 575 kilos.
  • Emilio de Justo (grana y oro): Silencio y silencio tras aviso.
  • López Simón (gris perla y oro): Silencio tras aviso y vuelta al ruedo por su cuenta.
  • Ginés Marín (teja y plata): Silencio y silencio tras aviso.
  • Agustín Navarro picó con maestría al tercero.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @LMParrado
Comparte y comenta esta noticia: