Por el piton derecho
cuenca esencial PC
PUBLICIDAD esencial cuenca app
PUBLICIDAD Burgos APP 2019
PUBLICIDAD Alfarero Plata APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
PUBLICIDAD
Burgos PC 2019
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
soria pc
PUBLICIDAD
Alfarero Plata PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Galería fotográfica del festejo.//Plaza1
Y sigue la travesía del desierto...
Crónica Madrid. 25ª de la Feria de San Isidro

Y sigue la travesía del desierto...

Luis Miguel Parrado

Mira que llevábamos una feria como no se recordaba de toros embistiendo, de pocos animales devueltos... de divertirnos todos los días con algo. Pero fue llegar esta semana y, excepción hecha del ‘oasis poético’ de Garcigrande, pararse en seco la racha. Así que ahí andamos, atravesando el desierto de esta cuarta semana de San Isidro sin que llegue el maná...

Está muy manido aquello de que los gitanos no quieren a sus hijos con buenos principios. Y a lo mejor va a ser verdad, porque abrió plaza el toro de mayores posibilidades, con diferencia, de todo el encierro. Colorado, bien hecho y manso en el caballo, acabó el tercio de banderillas rajándose con descaro por el tercio de chiqueros. Y allá que se fue Antonio Ferrera a plantarle cara, siendo la primera tanda al natural, con el cuatreño mostrando desordenada movilidad, pero también transmisión, la misma que tuvo cuando se puso por el derecho. Emotivo el toro, encastado, aunque falto de ritmo, no acababa de soltarse a embestir, lo mismo que Antonio tampoco llegó a tirar la moneda, porque cuando quiso ligarle el toro se amagaba a partir del segundo y él no veía el momento para apostar de verdad y tragarle. Así que lo que más llegó a los tendidos fue el palo accesorio en vez del fundamental. A este mismo toro otro día le había cortado una oreja... larga, pero hoy estábamos cruzando el desierto. El cuarto fue deslucido de salida y embistió medio descoordinado, aparte de hacer cosas muy feas durante los primeros tercios. Después fue más pacífico en la muleta, pero no tuvo un real de clase y su mansedumbre le hizo incluso recular y seguidamente volver grupas mientras lo citaban.

El primero de Diego Urdiales fue tan deslucido como amplio. Chorreado, cuesta arriba, con cara de locati, en los de tanteo ya quiso coger la muleta con uno y otro pitón en la misma arrancada. Tuvo menos clase que yo parné, y siempre se defendió en el tranco final de su deslucido viaje, tanto si lo llevaba tapado en su altura como si le apretaba, claro que entonces protestaba todavía antes. Más desabrido fue por el izquierdo, e incluso llegó a arrancarle la muleta de las manos. El quinto, noblón y descastado, por lo menos metió la cara en los embroques y embistió siempre mejor cuando lo trataron con suavidad y en la media distancia. Paciente Diego, basó en el izquierdo y le fue sacando naturales uno a uno que cada vez calaron más en los tendidos. Pero yo, particularmente, me quedo con un par de derechazos, bien avanzada la faena, que fueron pura delicia. Y, que no se me olvide, la estocada ya opta a los premios de la feria.

Ginés Marín no tuvo mayores opciones hoy. El primero suyo fue protestado desde que salió de toriles a causa del medido cuajo que lucía pese a ser cinqueño. Si a ello unimos  algunas claudicaciones salpicadas a lo largo de la lidia, convendremos que en Madrid eso ya no hay Dios quien lo remonte. Tuvo buena condición el animal, al que faltó humillar más, pero aún dejando andar a gusto al matador aquello estaba condenado a la nada. El sexto fue una borrica lucera, literalmente, que huyó de su sombra desde que salió de chiqueros y hasta que se lo llevaron las mulillas. Ginés lo intentó, pero no consiguió imponer su ley, así que optó por abreviar, que es lo mejor que se puede hacer cuando uno está  allí sin convicción y delante de un mulo –encima el animalito se llamaba Mulero– que no hacía más que pegar oleadas.

 

  • Madrid. Plaza de toros de Las Ventas. 25ª de la Feria de San Isidro. Casi lleno (22.430 espectadores según la empresa) en tarde soleada. Se lidiaron cinco toros de Alcurrucén y uno (4º) de El Cortijillo, que compusieron un conjunto de muy desigual presencia y pobre juego, a excepción del manso encastado que salió en primer lugar. Pesos: 520, 525, 542, 557, 536 y 565 kilos.
  • Antonio Ferrera (turquesa y oro): Saludos y silencio.
  • Diego Urdiales (pizarra y oro): Silencio y saludos tras dos avisos.
  • Ginés Marín (botella y oro): Silencio en ambos.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @LMParrado
Comparte y comenta esta noticia: