Por el piton derecho
Feria Alimentación 2018 PC
PUBLICIDAD Feria Alimentación 2018 APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Galería fotográfica del festejo.//Javier Guijarro
El oficio de un ‘Legionario’
Crónica Albacete. 5ª Feria Virgen de los Llanos

El oficio de un ‘Legionario’

Leo Cortijo

Lo de Rubén Pinar tiene un mérito increíble. Así, sin más. Un torero al que el sistema relega a las corridas duras –y no en tantas plazas como debiera–, y que siempre da la cara. Y, además, con independencia del tipo de toro que tenga delante. Igual le da el exigente, bravo y encastado, que el blandito y noblón que acaba dejándose. Muchos dicen que el mejor torero es aquel al que le caben un mayor número de toros en la cabeza. No sé si será mejor o peor torero, pero Rubén es uno de esos. Y todo con una hoja de servicios que estremece, pues va desde Dolores Aguirre en Madrid hasta Miura en Pamplona, pasando por La Quinta el próximo domingo en esta misma feria. Su concepto se ha ido puliendo para bien a base de pechar con todo. Una técnica muy mejorada, una inteligencia notable para saber entender a sus oponentes y para medir las faenas y un temple que a veces llama la atención. Ingredientes suficientes para abrir su quinta puerta grande consecutiva en esta plaza. Que se dice pronto...

Y de un legionario a otro Legionario. Éste de nombre. El cuarto ejemplar del buen envío de Torrealta es hasta la fecha el toro de la feria –y ojo que Miura lidió algunos muy cacareados–. Un burel que sacó un fondo encastado más que interesante y que acabó desbordando a un Ferrera que ahora mismo está que no está. Siempre por debajo de este buen animal, no encontró el acople y su labor se esfumó entre la nada. El cartel lo completó El Fandi, que además de tener un pequeño encontronazo con la banda de música, deleitó con un repertorio variadísimo de muletazos low cost. El (des)toreo convertido en la mejor mortadela de aceitunas de marca blanca.

Rubén Pinar dejó media docena de delantales notables en su saludo capotero a Copiloto, al que se midió muy mucho en la montura de Daniel López. De menos a más, en tanto y cuanto el de Tobarra dio ese paso al frente necesario, la faena comenzó a tomar vuelo gracias a tandas cortas, pero intensas por ambos pitones. El torrealta iba cogido con alfileres, sin ser un dechado de casta ni fuerza, aunque terminó por dejarse hacer con suavidad y templanza. La obra no terminó de ser rotunda por la baja condición del toro, pero Pinar ofreció una positiva versión. Aseado fue el saludo capotero al Estudiante que cerró festejo y al que también se midió en varas. El montado burel empezó a descolgar cuando sin apenas probaturas Rubén comenzó a diestras en dos primeras series en las que cambió los terrenos hasta hallar los más propicios. Al natural también dejó perlas a tener en cuenta, de nuevo con la técnica como principal argumento. Aunque el animal hizo amago de rajarse, la tomó muy bien por el derecho, por el que el albaceteño cimentó lo mejor de su parlamento, que fue muy medido, sin pasarse ni faltarle, y siempre a más. Abrochó por manoletinas antes de dejar una media que precisó de un golpe de verduguillo. Suficiente para la oreja y la puerta grande. La quinta consecutiva en su tierra.

El bizco Listón que abrió festejo salió suelto en cada uno de los lances que como recibo le planteó Antonio Ferrera antes de que se dejara pegar en el peto. Tras brindar al equipo médico de la plaza por las buenas atenciones del año pasado, fundamentó una labor marcada por la suavidad en los toques y la ejecución de los muletazos, de extraordinaria composición y estética y, por momentos, muy templada. La pena fue la poca o nula boyantía del animal, que aunque hizo buenas cosas careció de la casta necesaria para que su movimiento tuviera emoción y no resultara anodino. Así, la obra no llegó a nada y menos cuando el coleta anduvo mal con la espada. El armónico Legionario que hizo cuarto, estrecho de sienes y abrochadito arriba, recibió un tres en uno en el peto, con tres puyazos como tres soles. El inicio muletero, doblándose con él, no pudo ser más torero. Las hechuras no engañaron y Ferrera se llevó el mejor del encierro de Torrealta, sobre todo al sacar un fondo encastado en la muleta de gran interés. El parlamento consistió en administrar tiempos y alturas, dejando muchos tiempos muertos. La faena no terminó de ser todo lo redonda que hubiera debido, y es que a Ferrera le costó acoplarse. De hecho, en muchos momentos del metraje anduvo por debajo del animal. Lo más rescatable, a media altura y al natural. Quedó la sensación de que el toro había ganado la pelea, que solo abrió la boca cuando se vio la con la tizona atravesando su cuerpo.

Con dos largas cambiadas pegado al olivo, recibió El Fandi al cuesta arriba Controlador, al que siguió lanceando de rodillas en el tercio. Llevó al toro al caballo con chicuelinas al paso y, del mismo palo, lo quitó antes de protagonizar un tercio de rehiletes a su más puro estilo, gustando al gran público con sus carreras y saltos. A partir de ahí, lo de siempre: mil y un pases a un animal con fijeza, prontitud y recorrido y que además se movió con cierta transmisión. Esos mil y un pases, de todos los colores, formas y tamaños tuvieron entre poca y muy poca emoción arriba. Hubo un momento en el que el granadino se descaró con la banda porque ésta no arrancó a tocar, y el público se dividió entre el amor y el odio hacia el torero por este gesto. Al final, la banda cedió y El Fandi consiguió lo que quería, que era calentar al público, que a partir de ese momento entró en la faena, y no precisamente por la calidad de su muleteo. El quinto, Tapicero, en huida a la puerta de toriles, derribó al pica que la guardaba, para luego ser picado donde debía, aunque en su salida de najas se volvió a encontrar con éste. Tras un nuevo show en banderillas, Fandila comenzó su trasteo de rodillas en los medios, para después volver a dejar otro muestrario de pases y más pases de aquella manera. Un buen compañero de localidad me dijo que era como ver patatas al montón. Pues tal cual. La pena es que eso fue ante un ejemplar de Torrealta con interés en la muleta, más que nada porque fue colaborador. En este caso, colaborador para el (des)toreo.

 

  • Plaza de toros de Albacete. 5ª de la Feria de la Virgen de los Llanos. Tres cuartos de entrada en tarde parcialmente nublada y muy agradable. Se lidiaron seis toros de Torrealta, desiguales de presentación. Se dejó sin transmitir el descastado y blando 1º; se movió con transmisión el manejable 2º; se dejó sin transmitir el descastado, noblón y suavón 3º; con un fondo encastado muy interesante el buen 4º; manejable, con fijeza y prontitud el 5º; y se dejó el 6º.
  • Antonio Ferrera (berenjena y oro): silencio y ovación con saludos.
  • El Fandi (obispo y oro): oreja tras aviso con algunas protestas y silencio tras aviso.
  • Rubén Pinar (crema y oro): oreja tras aviso y oreja.

 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @leo_cortijo
Comparte y comenta esta noticia: