Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Galería fotográfica del festejo.//Prensa Perera y Prensa Ventura
No hay nada como ir a lo nuclear
Crónica Guadalajara. Corrida de Primavera

No hay nada como ir a lo nuclear

Leo Cortijo

Si nos quedamos en lo superficial, tendremos que decir que Perera y Ventura salieron por la puerta grande del Coso de las Cruces en el mano a pata que dirimieron. Ahora bien, si vamos a lo nuclear hay que poner muchos peros y solo encontraremos algo con fundamento en ciertos pasajes de la actuación del rejoneador. Así pues, si vamos a lo nuclear, comprobaremos que el festejo resultó pesado y aburrido casi de principio a fin, a excepción de lo que demostraron Lío, Nazarí o Dólar. Si vamos a lo nuclear, también señalaremos que un gris Perera se estrelló con tres ejemplares paupérrimos, pasando de Guatemala a Guatepeor. No le valió ninguno y faltó toro por todos lados. Si vamos a lo nuclear, también diremos que fue muy preocupante la entrada registrada, pues apenas hubo un tercio –siendo generosos– de aficionados en los tendidos. Algo que da para pensar… Y si con todo esto acabamos yendo a lo nuclear por última vez, entenderemos entonces el peso que tiene la puerta grande de Guadalajara. Si es que no hay nada como ir a lo nuclear…

Lambrusco fue el primer caballo de Diego Ventura que pisó el albero alcarreño, y lo hizo para recibir a Cantigas y clavarle dos rejones de castigo. Galopó de costado a lomos de Vivaldi para ahormar la embestida de su primer oponente, que correspondió con brío y movilidad. El ajuste no pudo ser más espectacular montando a Lío, especialmente en una banderilla citando de frente y clavando al quiebro en un baldosín. Las cortas con caracoleo incluido sobre Toronjo fueron el prólogo a una escabechina con el rejón de muerte. Muy desacertado en ese capítulo, el jinete tiró por la borda cualquier opción de triunfo.

Ejecutó de mala manera el primero de castigo que suministró a Campista, no así el segundo, más acertado. Con Fino llegó el mejor toreo de este segundo capítulo, cambiando los terrenos al toro y dejándose llegar el animal para dar auténticos muletazos a caballo. Entendiendo a la perfección a su buen oponente, Ventura achicó terrenos, ligó las suertes y clavó con pureza y plasticidad. Las piruetas sobre los posteriores montando al joven Importante terminaron de calentar a unos tendidos que se enfriaron un poco, eso sí, en las dudas que mostró con las cortas sobre Bronce. Todo lo bueno quedó de nuevo ensombrecido por la nefasta ejecución del rejón de muerte, que se fue muy atrás y que precisó de verduguillo.

Ventura cerró su regreso a Guadalajara con el más pesado del encierro, Culibrino, con 600 kilos clavados. Nazarí cambió la inercia inicial de la faena y el caballo torero más torero del escalafón volvió a ofrecer un recital en la doma, la lidia y las clavadas en la cara del toro. Ventura crece con este caballo una barbaridad. Ahora bien, en lo efectista, el punto álgido llegó con Dólar y un par a dos manos sin cabezada. Corvetas y tres cortas al violín sobre Remate fueron el efervescente aperitivo antes de volver a marrar con el de muerte y volver a emborronar así una más que notable actuación. Aunque tuvo que tirar de descabello, el público pidió la oreja y ésta fue concedida.

Miguel Ángel Perera saludó de forma vistosa al feúco Botinero de Carmen Lorenzo con el que abrió su tarde. El paso por el caballo del murube fue testimonial en un picotacito más que insuficiente. Esa mansedumbre y falta de casta la volvió a evidenciar después en la muleta. El animal rehuyó la pelea protestando cada muletazo, y eso cuando no se paró, por lo que la obra resultó pesada y sin emoción. Se puso complicado a la hora de matar, pues fue incapaz de humillar, y el extremeño se las vio y deseó para hundir el estoque al segundo intento de aquella manera.

Tras dejarse pegar en varas de mala manera, a su segundo, Lirón, le recetó un variado y vistoso quite antes de brindar al poco público presente en el Coso de las Cruces. Con ayudados a pies juntos comenzó una labor cargada de altibajos y sin redondear ante el manejable oponente de Puerto de San Lorenzo, que no fue un dechado de nada. Perera alternó ambos pitones con su particular concepto del toreo, pero sin hilvanar muletazos ni conseguir transmitir demasiado arriba. Además, el trasteo estuvo continuamente salpicado de punteos y toques en la muleta, dejando una obra atropellada por momentos. El acero no entró por completo y hubo que descabellar. El usía se hizo de rogar y aguantó la petición para no tener que conceder más que una.

Valentón, de Domingo Hernández y que cerró festejo, pasó sin pena ni gloria por el jaco. Iba tan justo de todo el animal que apenas se le picó. Tras brindar a Pablo Lozano, comenzó con cambiados por delante y por detrás en el centro del platillo. Y eso fue todo, porque tras esa serie inicial el animal se lastimó y perdió el equilibrio en repetidas ocasiones descomponiendo su embestida y descoordinando su movimiento. Un inválido con el que todo lo que dispuso Perera resultó imposible. Es más, debió abreviar para ahorrar el tedio al sufrido público. Pero se empeñó y se empeñó y por eso –creo yo, porque no hay otra justificación– debe ser por lo que se le pidió la oreja.

 

  • Guadalajara. Coso de las Cruces. Corrida de Primavera. Un tercio escaso de plaza en tarde agradable. Se lidiaron tres toros de María Guiomar Cortés de Moura (1º, 3º y 5º) –reglamentariamente despuntados para rejones–, desiguales de presentación, uno de Carmen Lorenzo (2º), otro de Puerto de San Lorenzo (4º) y otro de Domingo Hernández (6º). Con movilidad e interés 1º, 3º y 5º; manso y deslucido el feúco 2º; manejable, pero descastado y muy soso el 4º; e inválido el bajo 6º.
  • Diego Ventura: silencio, oreja y oreja.
  • Miguel Ángel Perera (azul soraya y oro): silencio, oreja tras aviso y oreja tras aviso.
  • El festejo comenzó con media hora de retraso por un contratiempo de última hora en el seno del equipo médico.
Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @leo_cortijo
Comparte y comenta esta noticia: