Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Fiestas San Mateo APP
PUBLICIDAD Corrida Total 2018 APP
PUBLICIDAD Citroen anual app movil
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Fietas San Mateo PC
PUBLICIDAD
Corrida Total 2018 PC
PUBLICIDAD
Corrida Corella PC
PUBLICIDAD
Citroen anual home
PUBLICIDAD
Restaurante Recreo Peral
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Almerge anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Y llegó el día
Villseca llenó su coso taurino hasta quedarse sin billetes en taquilla.//PD
Crónica Villaseca. 4ª del "Alfarero de Oro"

Y llegó el día

Alfredo Esparcia

Y llegó el día que toda Villaseca de la Sagra estaba esperando: el anhelado cartel de «No hay billetes» se puso en el coso toledano. Un sinfín de luchas contra el sistema taurómaco, el defender la integridad del novillo que por allí sale, el darle seriedad al espectáculo y a todos los tercios de la lidia, el estar presente en prácticamente todos los medios de comunicación del mundo taurino, el ser voz del aficionado y del pueblo han tenido su recompensa.

Este 9 de septiembre fue el día que estaba marcado en el calendario para que el llenazo llegara a un coso en el que hicieron el paseíllo García Navarrete, Pablo Mora y David Salvador. Más allá del resultado del festejo en sí, en el que el charro firmó lo más destacado junto a su encastado novillo de Cebada Gago, lo grande de esta cuarta cita del Alfarero de Oro es que, por fin, el objetivo –y bendito objetivo– se consiguió. Un olé por esta afición, por su alcalde y concejales, por su comisión taurina, por las decenas de peñas de pueblos cercanos que acuden en masa al coso cada tarde y por la entrega en cada uno de los detalles de todos esos componentes. Ese cartel en la ventanilla de taquillas tiene mucho y muy duro trabajo detrás. Pero merece la pena.

Lo más destacado del festejo corrió a cargo del novillero David Salvador, que se enfrentó a un novillo tercero que tuvo el defecto de quererse rajar, pero que tuvo una movilidad exigente y que pedía los papeles a quien se ponía delante. Se entregó el salmantino, que tuvo valor para quedarse quieto ante el motor duradero del de Cebada Gago. En ese son, cortó una oreja tras una gran estocada ante un animal que transmitió al coso de La Sagra. No tuvo opciones con un segundo de peor condición.

García Navarrete, por su parte, volvía al coso de Villaseca después de ser el triunfador del Alfarero de Oro 2016 y no poder volver el año pasado por una cogida sufrida a finales del mes de agosto. No fue lo más lucida posible su vuelta principalmente por un lote que no se dejó, poniendo una voltereta el toque emotivo a su actuación. El primero se quedaba cortísimo, no tenía prácticamente recorrido y levantaba la cara a mitad de muletazo, lo que dificultó mucho su labor. Cierta parte del tendido no entendió eso y algunos pitos se escucharon durante el final de la faena, pero en el momento del veredicto final quedó en silencio. Ya en su segundo, fue prendido de muy fea forma, siendo tratado posteriormente en la enfermería de numerosos golpes, contusiones y magulladuras pero sin cornada aparente, aunque está a la espera de ecografía para descartar lesiones de mayor gravedad.

Por su parte, el novillero Pablo Mora traía gran ambiente de Madrid, pero no tuvo opciones ante el novillo que le correspondió en primer lugar. El quinto, en el que Raúl Martí destacó en banderillas, fue un novillo que fue siempre a menos y con el que se fueron diluyendo las opciones de premio del joven.

 

  • Villaseca de la Sagra (Toledo). Plaza de toros de La Sagra. 4ª del Alfarero de Oro. Lleno de «No hay billetes» en tarde agradable. Se lidiaron seis novillos de Cebada Gago, muy bien presentados. De cortísimo recorrido un 1º que fue incómodo por falta de humillación; también complicado el 2º; encastado el 3º, con movilidad y transmisión pero falto de clase y rajado, ovacionado en el arrastre; peligroso el 4º; deslucidos 5º y 6º.
  • García Navarrete: silencio tras aviso y división de opiniones.
  • Pablo Mora: silencio tras aviso y palmas.
  • David Salvador: oreja y ovación con saludos.
Comparte y comenta esta noticia: