Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Citroen las flores APP
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Citroen las flores PC
PUBLICIDAD
Mercedes PC
PUBLICIDAD
Restaurante PC
PUBLICIDAD
recreo peral anual pc
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
18 de Noviembre de 2019
Y lo demás no
20 de Octubre de 2019
Está asumido
02 de Octubre de 2019
Se puede
19 de Septiembre de 2019
Solo para hombres
02 de Septiembre de 2019
Nosotros mismos
21 de Agosto de 2019
El que mató a Manolete
06 de Agosto de 2019
Ilusiones rotas
31 de Julio de 2019
No siempre ha sido así
Martes, 11 de Junio de 2019
Urge

Urge hacer algo ya. De inmediato. Por el bien de público y aficionados. Por el bien de los presidentes y de los toreros. Por el bien de la Fiesta en general. Este desmadre no puede ser. Este hoy sí y mañana no, no puede durar más tiempo. Me refiero a la concesión de la primera oreja en las plazas de toros. Sobre todo en las más importantes. Sobre todo en Madrid

Llevamos tiempo viendo y, en esta Feria de San Isidro en concreto con más regularidad, como tarde tras tarde hay polémica con respecto a la concesión de los trofeos, en especial de la primera oreja. Y es que esta y, según el Reglamento de Espectáculos Taurinos, debe ser concedida por el presidente siempre y cuando haya petición mayoritaria del público. Y eso hay días que se cumple y otros que no, con la consiguiente polémica que ello suscita y conlleva entre aficionados y público. Si tenemos en cuenta así a groso modo que mayoría significa la mitad del aforo más uno, en teoría debería estar todo claro.

Entiendo que haya diferentes criterios a la hora de valorar una faena y su posterior estocada entre unos aficionados y otros. Entre aficionados entendidos y público general. Entre el público general mismo. Lo que a mi por ejemplo me parece de oreja o incluso de dos a ti no te lo puede parecer. Y a la inversa. Cada aficionado, cada espectador que acude a una plaza de toros tiene su criterio taurino. Y absolutamente todos son respetables. Desde el más exigente al más benévolo con toros y toreros. Una plaza de toros no deja de ser un espacio en el que confluyen muchas opiniones distintas pero cuyo denominador común debe de ser el respeto y, llamémoslo así, la democracia. Y la democracia se basa en las mayorías. Yo puedo no considerar una faena como merecedora de una oreja, pero debo respetar al que sí le ha  parecido una labor de trofeo. Y si resulta que si a los que esa labor les ha parecido de trofeo son mayoría -recuerdo: mitad más uno-, el presidente no tiene más remedio que conceder el trofeo por mucho que yo y otros como yo no estemos de acuerdo.

No debemos criticar que un presidente haya concedido una oreja pedida mayoritariamente por el público solo porque a nosotros no nos haya parecido faena de oreja. Tenemos derecho a sacar o no sacar el pañuelo blanco, a valorar mejor o peor una faena y su posterior estocada. Pero también tenemos la obligación de respetar el Reglamento. Y si no que lo cambien y dejen la concesión de la primera oreja al criterio del presidente y sus asesores. Ganaríamos mucho en paz y tranquilidad.

Todos los días vemos disputas encendidas en los tendidos de las plazas de toros y en las redes sociales entre aficionados y público por este tema. Y precisamente es un tema que tiene solución. Tan sólo hay que buscarla y dejar nuestros egos a parte. Lo que no se debe permitir es que un presidente le niegue la oreja a un torero pedida por la mayoría o se la de sin que haya habido esa misma mayoría. Como tampoco puede ser que se le pida y se le de una oreja a un torero tras una buena faena y un pinchazo y a otro que ha hecho exactamente lo mismo no. Entiendo que haya debilidades entre el público, pero en este espectáculo más que en ningún otro lo que debe de haber es justicia. Así de simple. Y eso que sólo hablamos del primer trofeo. La concesión del segundo merecería un artículo aparte.

Debemos buscar soluciones a los problemas que tienen soluciones. Debemos aplicar el sentido común y anteponer el respeto a todo. Y es que si no nos gusta el Reglamento y no lo respetamos tenemos un problema. Primero con nosotros mismos y luego con el espectáculo en sí. Y si no que cambien el Reglamento y nos quiten toda oportunidad de decisión por el hecho de pagar una entrada. Quizá al fin y al cabo nos lo merezcamos por ser tan tercos. Y, quién sabe, quizá sea lo mejor para todos.

Martes, 11 de Junio de 2019
Urge

Urge hacer algo ya. De inmediato. Por el bien de público y aficionados. Por el bien de los presidentes y de los toreros. Por el bien de la Fiesta en general. Este desmadre no puede ser. Este hoy sí y mañana no, no puede durar más tiempo. Me refiero a la concesión de la primera oreja en las plazas de toros. Sobre todo en las más importantes. Sobre todo en Madrid

Llevamos tiempo viendo y, en esta Feria de San Isidro en concreto con más regularidad, como tarde tras tarde hay polémica con respecto a la concesión de los trofeos, en especial de la primera oreja. Y es que esta y, según el Reglamento de Espectáculos Taurinos, debe ser concedida por el presidente siempre y cuando haya petición mayoritaria del público. Y eso hay días que se cumple y otros que no, con la consiguiente polémica que ello suscita y conlleva entre aficionados y público. Si tenemos en cuenta así a groso modo que mayoría significa la mitad del aforo más uno, en teoría debería estar todo claro.

Entiendo que haya diferentes criterios a la hora de valorar una faena y su posterior estocada entre unos aficionados y otros. Entre aficionados entendidos y público general. Entre el público general mismo. Lo que a mi por ejemplo me parece de oreja o incluso de dos a ti no te lo puede parecer. Y a la inversa. Cada aficionado, cada espectador que acude a una plaza de toros tiene su criterio taurino. Y absolutamente todos son respetables. Desde el más exigente al más benévolo con toros y toreros. Una plaza de toros no deja de ser un espacio en el que confluyen muchas opiniones distintas pero cuyo denominador común debe de ser el respeto y, llamémoslo así, la democracia. Y la democracia se basa en las mayorías. Yo puedo no considerar una faena como merecedora de una oreja, pero debo respetar al que sí le ha  parecido una labor de trofeo. Y si resulta que si a los que esa labor les ha parecido de trofeo son mayoría -recuerdo: mitad más uno-, el presidente no tiene más remedio que conceder el trofeo por mucho que yo y otros como yo no estemos de acuerdo.

No debemos criticar que un presidente haya concedido una oreja pedida mayoritariamente por el público solo porque a nosotros no nos haya parecido faena de oreja. Tenemos derecho a sacar o no sacar el pañuelo blanco, a valorar mejor o peor una faena y su posterior estocada. Pero también tenemos la obligación de respetar el Reglamento. Y si no que lo cambien y dejen la concesión de la primera oreja al criterio del presidente y sus asesores. Ganaríamos mucho en paz y tranquilidad.

Todos los días vemos disputas encendidas en los tendidos de las plazas de toros y en las redes sociales entre aficionados y público por este tema. Y precisamente es un tema que tiene solución. Tan sólo hay que buscarla y dejar nuestros egos a parte. Lo que no se debe permitir es que un presidente le niegue la oreja a un torero pedida por la mayoría o se la de sin que haya habido esa misma mayoría. Como tampoco puede ser que se le pida y se le de una oreja a un torero tras una buena faena y un pinchazo y a otro que ha hecho exactamente lo mismo no. Entiendo que haya debilidades entre el público, pero en este espectáculo más que en ningún otro lo que debe de haber es justicia. Así de simple. Y eso que sólo hablamos del primer trofeo. La concesión del segundo merecería un artículo aparte.

Debemos buscar soluciones a los problemas que tienen soluciones. Debemos aplicar el sentido común y anteponer el respeto a todo. Y es que si no nos gusta el Reglamento y no lo respetamos tenemos un problema. Primero con nosotros mismos y luego con el espectáculo en sí. Y si no que cambien el Reglamento y nos quiten toda oportunidad de decisión por el hecho de pagar una entrada. Quizá al fin y al cabo nos lo merezcamos por ser tan tercos. Y, quién sabe, quizá sea lo mejor para todos.

18 de Noviembre de 2019
Y lo demás no
20 de Octubre de 2019
Está asumido
02 de Octubre de 2019
Se puede
19 de Septiembre de 2019
Solo para hombres
02 de Septiembre de 2019
Nosotros mismos
21 de Agosto de 2019
El que mató a Manolete
06 de Agosto de 2019
Ilusiones rotas
31 de Julio de 2019
No siempre ha sido así