Por el piton derecho
PUBLICIDAD jaen app 2022
PUBLICIDAD Arenas San Pedro APP
PUBLICIDAD Las Flores app
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
toros en corella pc
PUBLICIDAD
jaen pc 2022
PUBLICIDAD
Arenas de San Pedro PC
PUBLICIDAD
Torremangana PC
PUBLICIDAD
Autoprima PC 2022
PUBLICIDAD
Autozeta PC 2022
PUBLICIDAD
Las Flores pc
PUBLICIDAD
mamba pc
PUBLICIDAD
recreoPC
PUBLICIDAD
Muebles Angel Casas versión PC
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
Entrevistas. Al Natural
Volver
«Sueño con el cartel del regreso a Barcelona»

«Sueño con el cartel del regreso a Barcelona»

El regalo de un libro con fotos de toros y toreros llevó a Iván Estupiñá (Barcelona, 1994) a diseñar sus primeros bocetos sobre el mundo del toro, devolviendo a su amigo ese gesto de cariño con las primeras estampas taurinas de su autoría inspiradas en aquellas páginas. Iván es aficionado a los toros desde muy pequeño y diseñador gráfico desde hace diez años aproximadamente. Hace apenas tres que empezó a dedicarse al diseño gráfico taurino, cuando le pagaron por el primer cartel como profesional. Está convencido de que la cartelería taurina se debe adaptar a los tiempos. Plaza 1 ha querido contar con él para el diseño que ilustra el primer desafío ganadero de la temporada entre Saltillo y Los Maños del próximo domingo. El éxito del mismo ya colapsa las peticiones para hacerse con uno de esos ejemplares que hasta día de hoy la empresa se ha negado a facilitar en taquillas y que el abonado reclama como un tesoro. En estos tres años como profesional ha realizado trabajos para toreros como Emilio de Justo, Francisco Montero o Carla Otero, y empresas como Tauroemoción el pasado año o Plaza 1 ahora, coincidiendo con su debut profesional en la Monumental de Las Ventas.
Darío Juárez

P: ¿Hasta qué punto le inspira el toro?

R: El 100% de mi obra. Cuando veo salir un toro por los toriles, o le veo correr en las calles o en el campo, pienso que no hay ningún animal tan precioso, pero tampoco ninguno que se le parezca en cuanto a lo que despierta. Sobre todo por el respeto como animal y lo que significa para los aficionados.

P: ¿Qué cualidad es la que más le inspira?

R: La bravura. La bravura de un animal que lucha y se crece constantemente. No creo que la tenga ningún otro. Cuando veo que le pican o le ponen banderillas, o incluso cuando le matan, no me da pena porque veo que ese animal lucha por su vida, como sí me daría pena si fuera cualquier otro animal que no tenga esa condición. El toro es un animal bravo que lucha y al que no se le tiene que ver con debilidades, como sí las tendría cualquier otro animal. No sé muy bien cómo explicarlo, pero es la sensación que a mí me da.

P: Adjetivando vulgarmente al que pasa por taquilla, ¿se puede decir que Iván Estupiñá se considera más “torista” o más “torerista” cuando se sienta en un tendido?

R: Soy aficionado al toro. Por lo tanto, para mí el eje de la Fiesta es el toro y después viene todo lo demás. Tampoco acabo de estar de acuerdo con los términos “torista” y “torerista”, aunque lo entiendo. Pero se ha visto recientemente en Sevilla (Domingo de Resurrección) que ni los más toreristas son capaces de aguantar una tarde así. Entonces creo que hemos caído en debates que no deberían ni de existir: el toro tiene que ser el eje y todo lo demás es secundario.

P: ¿Cuánto tiempo lleva ligado al mundo del toro como profesional del diseño?

R: Como profesional o dedicándome parcialmente a ello desde 2019 que hice mi primer cartel, pero siempre había hecho dibujillos y cosas de toros como un frustrado, digamos, que quiso ser torero y no pudo, pero que tiene esa necesidad de estar ligado a su mundo de alguna manera. El año pasado, en la campaña con Emilio de Justo, creo que salieron cosas chulas.

P: Sus diseños llevan todos el sello Estupiñá, pero en ellos se pueden descifrar con claridad destellos de Picasso, Dalí o Mikel Urmeneta.

R: Bueno… [Ríe] Eso son palabras mayores, aunque te lo agradezco que al ver los carteles respires esa impresión. Sinceramente, no sé. Es posible que me haya llegado a inspirar porque son artistas que me gustan, además del caso de Dalí o Picasso por todos los vínculos que les unen a mi tierra. Al final, puede ser que involuntariamente uno, al tener esas referencias, o esa contaminación en el buen sentido de la palabra habiendo visto tantísimas obras suyas, puede que algo les haya robado [ríe de nuevo].

P: ¿Cómo llega a dar con el diseño del cartel del próximo domingo?

R: Con mucha fe en uno mismo, porque cuando acabo los carteles siempre me da por pensar que ya no me va a salir nada más. Así me siento. Aunque al final uno se pone manos a la obra y siempre acaba saliendo algo. Al menos hasta día de hoy. Y que el último no tenga nada que ver con el anterior, porque así entiendo el mundo de la cartelería. Soy consciente de que los diseños son diferentes para cada plaza y para cada afición, por el mensaje que quieres dar más allá de algo meramente informativo. Al final, el cartel anuncia un festejo, pero también la manera que tiene la afición de esa plaza de vivir ese festejo.

P: Lamentablemente, la Cataluña taurina vive marginada en reductos de aficionados que la mantienen atada a un hilo de vida. ¿Existen o se ha encontrado dificultades para difundir su obra taurina?

R: Afortunadamente y por norma general, dificultades no he tenido. La gente que me conoce aquí nunca me ha puesto ninguna pega, todo lo contrario. Porque llama la atención. Además tengo la suerte de rodearme de gente como mi mujer, que me apoya en esto y en todo, también, porque no es fácil dedicarte a hacer carteles aquí en Barcelona. Cuando uno tiene las ideas claras, ayuda. La gente ahora lo está viendo con otros ojos que hace unos años. Yo sé lo que quiero hacer y es lo que intento transmitir. Al principio la sociedad veía aquello mucho más distinto. Ahora ya no tanto.

P: ¿Se considera un heterodoxo del diseño taurino?

R: Yo diría que no, pero no lo sé realmente. No se me ocurre ningún espectáculo de masas tan antisistema y transgresor como una corrida de toros. Vivimos en una sociedad tan cursi y tan infantil, que llama poderosamente la atención cuando vives un espectáculo de sangre, muerte, dolor, gloria, honor… Va contracorriente y contra el sistema. Yo siempre he entendido la tauromaquia así y por eso hago estos carteles. No me llena la estética o el estereotipo que tiene la tauromaquia en la sociedad, tanto a nivel social como político.

P: Pero también es un romántico empedernido del clasicismo de cartelería.

R: Desde luego. Me encantan esos diseños, pero no van con la Fiesta como yo la entiendo hoy. Un diseñador o un artista tiene que trabajar sobre sus principios y no sobre los clichés o los estereotipos que tengan marcados, en este caso las corridas de toros. Definitivamente, me encantan los carteles antiguos. De hecho, en los 60 y 70 se hacían mucho mejores carteles que ahora, pero creo que ese tiempo ya pasó.

P: ¿Es consciente del pelotazo que ha pegado el cartel en redes sociales?

R: Me han hecho llegar por redes bastantes mensajes de que el cartel había gustado. Que es para lo que se me contrata. También tiene mucha parte de culpa que el festejo sea en Madrid, en la primera plaza del mundo, tan para el aficionado… Y hablar de Madrid; el amor y el respeto que se le tiene al toro: tenía que ser un cartel así. Más allá del diseño, que en la primera plaza del mundo se tenga en cuenta al Rey de la Fiesta y se demuestre quién manda aquí, es sinónimo de alegría. Ya que casi siempre solemos ver carteles solo con toreros.

P: ¿Conoce el motivo por el cuál muchos aficionados han solicitado el cartel en taquillas y desde la empresa se les ha negado?

R: No. Es la primera noticia que tengo al respecto. Yo sí que he recibido bastantes solicitudes pidiéndome el cartel y demás, pero les dije que no: es un encargo de Plaza 1 con el cual yo no quiero hacer ningún negocio. Pero desconocía que la empresa no lo diera. Creo que antiguamente sí que se hacía. Yo tampoco tengo. Me tienen que mandar alguno para tenerlo como recuerdo de los que saquen ellos.

P: Debutar en Las Ventas le ha supuesto cumplir un sueño. ¿Cuál es el siguiente?

R: Hacer un cartel para Madrid es el primer sueño, sin duda, aunque los sueños hay que irlos renovando porque si no uno se duerme. Pero tengo uno muy claro. No sé si algún día llegará, que ojalá que sí, y sería hacer un cartel para el regreso de los toros a la monumental de Barcelona.

P: Ya para morirse más que tranquilo.

R: Firmaba ahora mismo no volver a hacer carteles por volver a verla abierta un día. Pero si no me lo haces firmar, ojalá que pueda diseñar el cartel que anuncie ese gran día.

 

Ojalá. 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @@dariojuarezc
Comparte y comenta esta noticia: