Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD certamen Alfarero de Plata APP
PUBLICIDAD Citroen las flores APP
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
certamen Alfarero de Plata PC
PUBLICIDAD
Citroen las flores PC
PUBLICIDAD
Mercedes PC
PUBLICIDAD
Restaurante PC
PUBLICIDAD
recreo peral anual pc
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
«Hay que hacer viable un sector que ya no lo es»
Jesús Hijosa, alcalde de Villaseca; y Alberto García, director general de Tauroemoción.//PD
Tauroemoción y Villaseca quieren dar toros

«Hay que hacer viable un sector que ya no lo es»

Darío Juárez

El patio está muy revuelto. El coronavirus, culpable o no, ha ayudado a destapar las carencias y sobradas que ya venía arrastrando el sector, haciendo salir a pedir explicaciones, dimisiones y ayudas para la tauromaquia como se ha visto con las campañas de los últimos días. Ni de más ni de menos, las que le corresponden como la disciplina artística mayoritaria en España en el número de espectadores. Sin embargo, la incertidumbre que empalidece el devenir de lo que resta de temporada taurina en España es desorbitado. Desde los aforos limitados, la casi imposible rentabilidad de los festejos, los tiras y aflojas entre profesionales y políticos, los desentendidos entre toreros y el mal tinte que adquiere la suma de este compendio, si pensamos que nada de esto es bueno para el futuro de la Fiesta. ¿Un caso excepcional? Qué duda cabe, pero con la necesidad de que sirva para que el sistema, de una vez por todas, empiece a tener altura de miras.

Con la mejora de los datos en el número de contagios y fallecidos, Tauroemoción por un lado y Villaseca de la Sagra por otro, han anunciado su voluntad de dar toros pese a tener la certeza de que en ningún caso será para obtener beneficio, sino para cubrir gastos –si es que se cubren– ayudando a su vez a la continuidad funcional del sector aportando su granito de arena. En el caso de Villaseca, el presidente de la comunidad castellano-manchega, Emiliano García-Page, ha confirmado las ayudas para poder retransmitir los festejos en el canal autonómico, con un incremento en las bonificaciones por los derechos televisivos.

«En ciertas plazas, con un 50% del aforo, siempre y cuando se complete en su totalidad, creo que sí se pueden dar festejos de calidad más o menos rentables económicamente», comenta Alberto García, director general de Tauroemoción. El empresario turolense echa estas cuentas confiando en que todo el sector se una para acordar el recorte de honorarios en la columna vertebral que vive del toro. Por su parte, Jesús Hijosa, alcalde de Villaseca y presidente del Foro de Novilladas, cree que si esto no ocurre «hemos acordado que el año que viene no se va a dar una novillada en España. Según está planteado esto, son ruinosas. Y si no, que le pregunten a muchas empresas grandes por qué dejan de darlas». ¿Es un ultimátum? «Sí, sí, desde luego que lo es. Aquí nadie está por la labor de perder dinero», comenta el primer edil del municipio sagreño.

Tauroemoción sigue siendo una empresa joven que irrumpió con fuerza desde el minuto uno, llegando el propio Alberto García a ser miembro de la junta directiva de ANOET hasta hace apenas unas semanas. El empresario «denuncia» que la mesa del toro aún no se ha sentado: «Todavía no ha habido reunión entre empresarios, toreros y ganaderos para abordar esta situación excepcional de crisis y redactar un nuevo convenio acorde a las circunstancias». Y sigue: «Hay que tener claro que aquí nadie va a cobrar lo mismo. Si no se consigue, que nadie dude de que el año que viene no se van a poder dar toros, excepto los empresarios y toreros piratas que acepten ir por el túnel. Hay que replantear con urgencia un nuevo convenio».

Empresario y alcalde, alcalde y empresario, coinciden en que la crisis del Covid-19 puede llegar a favorecer a que todo el mundo que come del toro sea consecuente y acepte rebajar sus pretensiones, debido a la inviabilidad absoluta para dar ciertos festejos: «Lo que hasta ahora no se había podido conseguir pese a la reducción de festejos, ahora es de obligación total; porque si no, es la extinción del sector», lamenta Alberto. El prisma desde el que lo ve Jesús es más demostrativo: «Qué duda cabe que esto ha venido de perlas, entre comillas, para que más de uno se dé cuenta de que aquí nadie quiere acabar con la liturgia como dicen por ahí, por pedir recortes. Sino ser realistas y consecuentes en lo deficitario que resulta dar festejos. ¿Alguien de los de arriba ha planteado formalmente que los veterinarios sean de oficio o que las ambulancias las pongan las comunidades? Aquí todo el mundo se queja de que es el más desfavorecido, pero no pone sobre la mesa ninguna solución viable».

Respecto al posicionamiento de la Junta de Andalucía en su idea de suprimir personal de cuadrillas, Hijosa lo defiende con un convencimiento pleno: «O sea, que un novillero puede matar dos novillos, pero un picador no puede picar dos novillos en plazas de tercera y cuarta categoría... No lo entiendo. El que diga por ahí que es desvirtuar el espectáculo, no es realista. Te puedes permitir perder 5.000 euros, no 15.000. Y menos ahora, teniendo en cuenta las necesidades sanitarias que puedan surgir en cualquier momento».

Burgos y Villaseca de la Sagra han sido de las primeras plazas de segunda y tercera categoría que han mostrado abiertamente su interés por dar toros, como las novilladas de las escuelas de Andalucía que retransmitirá Canal Sur a partir del próximo 27 de junio. «Lo primero es garantizar las medidas de seguridad y, por todas las familias que viven del toro o de las empresas que dirigimos, nuestra obligación es tener la voluntad de dar festejos. Si no, a unos les tocará quedarse sin torear, a otros no vender toros y a mí tener que despedir a parte de mis empleados. Y creo que eso no lo quiere nadie», señala Alberto. En el caso de Villaseca, Jesús cree que si todo va bien y en mejora ascendente en lo que concierne a las cifras sanitarias, en el mes de julio se podían dar los tentaderos del Alfarero de Plata: «La final pasaría o bien al mes de agosto, o bien a la programación de las fiestas con las cinco novilladas picadas del Alfarero de Oro en septiembre. Una feria más atípica y distinta pero intentando no perder el interés».

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @dariojuarezc
Comparte y comenta esta noticia: