Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD Citroen las flores APP
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Citroen las flores PC
PUBLICIDAD
Mercedes PC
PUBLICIDAD
Restaurante PC
PUBLICIDAD
recreo peral anual pc
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
libro carteles malditos
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Crecerse como el bravo en el castigo
Como el toro bravo, ahora es turno de crecernos ante el castigo.//J.J.Diago
Opinión. Crisis del Covid-19 en el sector

Crecerse como el bravo en el castigo

Leo Cortijo

El maldito Covid-19 ha puesto a prueba a la humanidad. Sin excepciones. Todos los países, en diferente grado, están sufriendo las tristísimas consecuencias sanitarias que este coronavirus tiene. A estas circunstancias adversas se unen, además, las económicas, que prometen ser dramáticas especialmente para los más vulnerables.

El sector taurino, como un puntal más del ámbito cultural, padece las causas de forma directa, y es que ya se han ido al traste multitud de festejos, entre ellos los de ferias claves del inicio de temporada como la Magdalena de Castellón o las Fallas de Valencia. El Abril de Sevilla seguirá los mismos pasos y los nubarrones de incertidumbre se ciernen ahora sobre el San Isidro venteño.

Lo primero, por encima de cualquier cosa, es luchar de forma unida y firme contra la propagación del virus. No nos queda otra. Y el mundo de la tauromaquia, exactamente igual. Empresarios, ganaderos, toreros y aficionados tienen que ser conscientes del momento que atraviesa (y va a atravesar) el sector.

Cuando todo esto pase, que pasará, será momento de hacer recuento de daños y, desde la comprensión y la solidaridad, reconstruir todo aquello que se ha venido abajo. Véase, por ejemplo, los muchísimos toros que se iban a lidiar estas semanas y que ahora se quedan en el campo. Toda una hecatombe para los ganaderos... Y ojo, que aunque sean los que más, no son los únicos que pierden con esto, pues todas las ramas del negocio se ven mermadas.

Ahora, más que nunca, toca tomar ejemplo del eje fundamental de la Fiesta: el toro bravo. Con esa cualidad que le convierte en un ser único como bandera, la bravura. Seamos tal. Crezcámonos en el castigo. Saquemos fuerzas de flaqueza y cuanto más duro sea el dolor, empujemos con más coraje, tesón, perseverancia, voluntad y empeño. Así derribaremos al que nos inflige dolor. Solo así.

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @leo_cortijo
Comparte y comenta esta noticia: