Por el piton derecho
vicente carrillo
PUBLICIDAD Feria Burgos APP
PUBLICIDAD Alfarero de Plata app
PUBLICIDAD citroen version app
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
Burgos feria 2022 pc
PUBLICIDAD
Alfarero de Plata web
PUBLICIDAD
Hotel Torremangana PC
PUBLICIDAD
citroen version pc
PUBLICIDAD
mercedes benz pc
PUBLICIDAD
kiapc
PUBLICIDAD
recreoPC
PUBLICIDAD
francesilla y mamba pc
PUBLICIDAD
Muebles Angel Casas versión PC
PUBLICIDAD
r22 version pc
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
Morante o el Estado de Excepción al que agarrarse
Morante es, definitivamente, un Estado de Excepción al que agarrarse.//Pagés
Opinión | Apuntes de Feria (V)

Morante o el Estado de Excepción al que agarrarse

Darío Juárez

Morante es, definitivamente, un Estado de Excepción al que agarrarse, frente a la vulgaridad reinante cada vez menos extraordinaria que entiende el toreo como verbena. Ayer, la estatua de Pepe Luis que abraza la Maestranza se hizo carne para habitar entre nosotros en la figura hierática del torero de La Puebla, erigiendo una espera de homenaje centenaria con el cartucho de pescado en ristre desde los medios.

Fernández Figueroa le había regalado la segunda oreja del 3° a Roca Rey, pero Morante no trenzaba su tercer paseíllo de la temporada en Sevilla para lamentarse por eso. A Sevilla se viene a torear. Aunque no se enteren de nada, pues su degradada afición en el pecado ya lleva su penitencia. Aquellos naturales a pies juntos preñaron la historia del toreo una tarde más; Pepe Luis bajaba del bronce para ser carne y hacerse inmortal en el corazón de Sevilla.

Mañana terminará la Feria con una miurada para Escribano en solitario, en mitad de la ya costumbrista verbena maestrante. Las Puertas del Príncipe y las orejas de saldo han pasado a mejor vida después de la tarde del cigarrero. Se acabaron las lamentaciones hasta San Miguel. No hay memoria. Y si la hay, Morante, como titulaba ayer Zabala, "sacó el borrador". Y desde el centro del ruedo le sonrió a Sevilla con el cachito de oreja que paseó. Y desde allí volvió a ofrecer siete mil chorros de sangre de la fuente del Camborio a quien le trajera vivo al que vivió de amores.

¡Ay del día en que le salga un toro bravo! 

Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @dariojuarezc
Comparte y comenta esta noticia: