Por el piton derecho
Vicente Carrillo cabecera
PUBLICIDAD certamen Alfarero de Plata APP
PUBLICIDAD Citroen las flores APP
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
certamen Alfarero de Plata PC
PUBLICIDAD
Citroen las flores PC
PUBLICIDAD
Mercedes PC
PUBLICIDAD
Restaurante PC
PUBLICIDAD
recreo peral anual pc
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Bien Porteno
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
«Cambiando el reglamento se podrían dar festejos»
Maximino Pérez, empresario de las plazas de Cuenca e Illescas.//Reyes Martínez/La Tribuna
Maximino Pérez aboga por una reestructuración

«Cambiando el reglamento se podrían dar festejos»

Redacción

Maximino Pérez, uno de los empresarios más destacados del sector taurino por sus ingeniosas y llamativas ideas a la hora de trabajar, habla alto y claro en una entrevista concedida a La Tribuna de Cuenca. El máximo responsable de las plazas de Cuenca e Illescas aboga por llevar a cabo cambios para que en lo que resta de esta temporada tan excepcional puedan darse festejos taurinos.

En su opinión, «si en esta situación no somos capaces de que haya festejos este año porque no se pueden cambiar los reglamentos porque hay determinados estamentos interesados en seguir cobrando por una actuación de un ratito de 10 minutos lo mismo que cobra un médico durante un mes en la situación que estamos, es porque somos imbéciles».

Y es que el empresario sostiene con vehemencia que «con un cambio de reglamento, habría festejos que se podrían dar en determinados sitios y seguiría la llama viva». Es más, remata, «tenemos estamentos que quieren seguir aprovechándose de la tauromaquia con el alegato de que son muchos puestos de trabajo, cuando es una gran mentira». Maximino es tajante en la entrevista y dice que «el que no lo diga así es que no está siendo claro».

El responsable de MaxiToro considera que «los mismos que integramos la tauromaquia y evolucionamos dentro de ella y tomamos las decisiones, desgraciadamente, nos vemos atados de pies y manos en muchas ocasiones porque dentro de la misma hay muchísimos intereses». Esos intereses, entiende, son los que «no dejan evolucionar» a la tauromaquia, «y lo vemos con los cambios de reglamentos, que plantean modificaciones muy importantes para abaratar el presupuesto de los festejos y que se puedan desarrollar, y hay un estamento, que es el de los subalternos, que nos están poniendo a caer de un burro sin ningún tipo de razón».

Con este panorama, en el que reina la incertidumbre, Maximino prefiere ser «prudente», «no ilusionarme» y «ver cómo se desarrollan los acontecimientos» antes de asegurar si habrá toros en Cuenca o no a finales de agosto. En este preciso momento, el empresario tiene «muchísimas dudas» de que se pueda llegar a dar, «porque en lo sanitario es complicadísimo tener un control con lo que ha marcado el Gobierno y en lo económico es inviable con el aforo que se nos permite ahora».

A eso se le suma que el Ayuntamiento de Cuenca ya ha oficializado la suspensión de las fiestas de San Julián, en las que se encuadra la feria taurina. En este sentido, «en el momento en el que se suspenden las fiestas hay que descartar cualquier evento que se pueda dar con esa festividad, a no ser que tenga una autorización especial con todas las garantías necesarias para que sanitariamente no haya ningún problema». Por tanto, añade, «suspendida la feria, claro que es difícil que haya toros, tendría que ser algo muy excepcional y muy controlado».

Ahora bien, sentencia Maximino, «si hay algún evento que se pudiera celebrar excepcionalmente dentro de la feria, sería éste porque cada entrada tiene un asiento localizado. En el recinto ferial o en un concierto, por ejemplo, no se puede hacer eso. Pero insisto: es difícil controlarlo y hay que tener responsabilidad. En este momento, que yo pudiera tener esa responsabilidad lo autodescarto porque en mi conciencia no quiero que haya ningún contagio ni ninguna muerte».

Comparte y comenta esta noticia: