Por el piton derecho
vicente carrillo
PUBLICIDAD toros jaen app
PUBLICIDAD citroen version app
SIGUENOS EN
PUBLICIDAD
toros jaen
PUBLICIDAD
Hotel Torremangana PC
PUBLICIDAD
citroen version pc
PUBLICIDAD
mercedes benz pc
PUBLICIDAD
kiapc
PUBLICIDAD
recreoPC
PUBLICIDAD
francesilla y mamba pc
PUBLICIDAD
Muebles Angel Casas versión PC
PUBLICIDAD
r22 version pc
PUBLICIDAD
Banner Nazareno y oro anual
PUBLICIDAD
Vicente Carrillo lateral
Volver
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
GALERIA FOTOGRAFICA DEL FESTEJO.//LC
Patatas al montón
CRÓNICA ALBACETE | 2ª Feria Virgen de los Llanos

Patatas al montón

Leo Cortijo

¿Saben cuando dos personas se enfrentan al mismo plato, en el mismo restaurante y en el mismo momento y, tras probarlo, uno dice que es lo mejor que ha degustado en su vida y el otro defiende que no es para tanto? A ver cuál de los dos tiene razón... Seguramente, ambos. Argumentando por qué, las dos opiniones podrían ser perfectamente válidas. Pero no es exactamente así. Es una cuestión de paladares. En los toros pasa lo mismo. Los hay finos a los que gusta lo exquisito y los platos con nombres manieristas, pero también están aquellos a los que les agradan las patatas al montón. Ojo, que a veces se agradece…. 

Diego Urdiales, que se fue de vacío, sirvió lo primero. El inicio por doblones al Cóndor que abrió tarde fue de cualquier manera. No se puede torear con más pureza ni con más gusto. A partir de ahí, disposición sin mando ni control, y es que el riojano no terminó de encontrarle el aire al exigente animal de Victoriano del Río. Buscó la ortodoxia en la colocación y el ajuste en el muletazo, y eso es laudable, sí, pero el barco no llegó a puerto. Todo resultó enganchado y amontonado, aunque quedara la intención. Ni a eso pudimos aspirar en su segundo capítulo, pues Poderoso no hizo honor a su nombre y el desgaste y la sosería impidieron cualquier tipo de lucimiento. ¡Qué sopor!

A la labor de Miguel Ángel Perera a Marginado le costó tomar vuelo. Aquello no fue un dicho y hecho, pero cuando la cazuela tomó temperatura acabó gustando a casi todos. El extremeño cimentó una abundante –cantidad no es calidad– faena por ambos lados a su oponente, franco y con buen tranco en la muleta. Una perita en dulce, vaya. Lo acabó metiendo en el canasto siguiendo la tauromaquia pererista, de escaso ajuste y nula composición. Trazo largo y rectilíneo como un día sin pan. Hay paladares que eso lo disfrutan como si fuese un manjar. Pues bien por ellos. El Lastimado que hizo quinto fue el primo de Zumosol del encierro. Un toro, perfectamente, de Madrid. Dos pitones como dos soles mirando al cielo. La faena, de menor temperatura que la anterior, eso sí, tuvo momentos de interés, de nuevo por la calidad del astado. Otro muy aprovechable en la muleta. Y Perera, en su concepto, obró en consecuencia. No es cuestión de repetirse como el ajo… ya he descrito su toreo. Lo dicho, cuestión de paladares. Como esta vez sí hundió el acero a la primera tocó pelo.   

Con Impuesto sobre el ruedo cundió el pánico en varas, con derribo del pica Guillermo, padre del torero, y en banderillas, y es que nadie fue capaz de lidiar en condiciones. Hubo disposición por parte de Ginés Marín, pero se estrelló con un oponente entre imposible y lo siguiente. Reservón, se afligió por completo en la pañosa que éste le presentó exponiendo verdad y la femoral. Se lo comió con papas al insulso cornúpeta, que terminó arrodillado ante la porfía del coleta, que sacó rédito hídrico de un pozo vacío. El deficitario empleo de los aceros frenó la efervescencia. El puyazo a Devoto no dio ni para un análisis de sangre. Anduvo variado en el quite un Ginés que luego se subió al coche y aceleró más de lo debido. Ante un animal que se movió con transmisión y más allá de algún remate por abajo mirando al tendido, a su parlamento le faltó temple, quietud y pausa. ¡Ah! y un planteamiento claro de faena. Por momentos, desdibujado y sin terminar de aprovechar lo que tenía entre manos. Aceleró más de la cuenta y le pillaron en el control de velocidad.

 

  • Plaza de toros de Albacete. 2ª de la Feria de la Virgen de los Llanos. Casi dos tercios de entrada dentro del aforo permitido. Con nubles y claros y suave temperatura, se lidiaron cuatro toros de Victoriano del Río (2º, 3º, 4º y 5º) y dos de Toros de Cortés (1º y 6º). Exigente y con sus teclas el 1º; bueno en la muleta, franco y con calidad por ambos lados el 2º; reservón y afligido en la muleta el descastado 3º; descastado y soso el 4º; de buena condición y con clase el 5º; y se movió con transmisión el 6º.
  • Diego Urdiales (azul celeste y oro): ovación con saludos y silencio.
  • Miguel Ángel Perera (grana y oro): ovación con saludos tras aviso y oreja.
  • Ginés Marín (verde oliva y oro): ovación con saludos tras aviso y ovación con saludos.
Sigueme en Twitter Sígueme en Twitter @leo_cortijo
Comparte y comenta esta noticia: